domingo, 2 de julio de 2006

Playas de Cartagena Colombia




Yo creo que no hay un ejército más grande de vendedores como el que hay aquí en las playas de Cartagena Colombia. Docenas y docenas de ellos, sobreviviendo. Vendedores de comidas en cajas de cartón a dólar, mango biche y maduro cortado en tajadas, anteojos para el sol, recicladores de latas de cervezas, ostras, camarones, chipichipi, caracol, langostinos, jaiba para la potencia del motor, minutos para llamar por celulares, tarjetas de los diferentes empresas de telefonía móvil, baldes y palas para jugar en la arena, servicio de masaje con prueba incluida, trencitas y chaquiras para el cabello, pastelitos de harina con pollo y carne, pastelitos de dulce de guayaba, caballitos de papaya, cocadas, bolas de tamarindo, arequipe, bolitas de harina, collares y pulseras, agua en bolsas y botellas, grupos musicales –interpretan vallenatos, mapalé y cumbia-, arepas rellenas con queso, raspao, camisetas, vestidos, sandalias, zapatos naúticos, chancletas, cinturones, la medio bruja que predice el futuro, el fotógrafo especialista en montajes que te pone un edificio sobre la mano, arroz con huevo en hojas de bijao, chuzos de carne, pescado frito con patacones y arroz con coco, arroz de cangrejo, paquetes turísticos a islas cercanas, promoción de rumbeaderos, café y agua de yerbas aromáticas, artesanías en madera y carey, los que piden ayuda económica como el pescador retirado que se voló las manos al accionar un taco de dinamita, vendedoras de frutas, paletas y helados, emparedados, mamón y ciruelas, sombreros, relojes Rolex y perfumes de china, pasteles de arroz con pollo y cerdo pasoporaquí, arepa de huevo, carimañola o caribañola (como quiera), buñuelos de frijolito, tripita, pajarilla, sopa de mondongo, spaghettis gordos con pollo y huevo, avioncitos de icopor, salvavidas y balones de plástico.

Son docenas y docenas de cada uno de ellos que van y vienen permanentemente. Pero definitivamente el más bacano es el vendedor de gafas, tiene un caminao que parece que levitara, el tipo no toca el piso mientras te muestra el último grito de la moda y además te habla como en medioingléspozonero recitando las marcas mas famosas. ¡Coño que locura!