jueves, 31 de agosto de 2006

El aborto

Pendientes de la discusión que se ha generado por el tema del aborto en Colombia y el mundo, pienso que lo que sucede, es la consecuencia de algo que anda mal. Nuestra sociedad está enferma. Así lo comenté en CafeGuaguau. La mayoría de nuestros males empiezan cuando nos amamos más a nosotros mismos que al prójimo, o cuando amamos más al prójimo que a nosotros mismos; si lucharamos por un punto de equilibrio, es decir una situación donde siempre tengamos en cuenta al otro, así como nos tenemos en cuenta a nosotros, empezaríamos a dar pasos serios para la construcción de una sociedad más justa.(1)

El destino de los humanos no es la cultura ni siquiera la sociedad, el destino de los humanos son sus semejantes. Del intercambio ínter subjetivo con ellos, aprendemos significados, y los únicos que tienen las llaves para entrar a ese jardín de significados son ellos. Somos sujeto entre sujetos.(2) La mayoría de las instituciones creadas por el hombre casi siempre están determinadas por relaciones descompensadas es decir, primero yo y luego los demás, o primero los demás y luego yo. Necesitamos equilibrio. Con sinceridad vamos a intentar responder las siguientes preguntas: ¿se ama más a si mismo? o ¿ama a los demás más que a si mismo? Ajá, ¿y del equilibrio? ¿Qué piensa?


(1) Juan C. Villegas, S.J., El DIOS no conocido. Grupo Editorial NORMA.
(2)Fernando Savater, El valor de Educar. Ariel.