viernes, 24 de noviembre de 2006

Racionalidad y Racionalización

¿Fuerza bruta? ¿Razón bruta?

Free   Image Hosting at allyoucanupload.com



Se puede admitir la fuerza bruta pero la razón bruta es insoportable.
Oscar Wilde(1854-1900) Dramaturgo y Novelista Irlandés.

La frase anterior, con la cual terminamos el post El poder (21 de noviembre) generó la siguiente reflexión por parte del destacado periodista chileno Julio Frank: ¿No hallas en la frase de Wilde una equivalencia con las dictaduras (fuerza bruta) y la democracia mercantilista de hoy (razón bruta)?

En las dictaduras(fuerza bruta), no hay razones. De eso hemos soportado bastante en América Latina. Una sociedad, sin ejercicio de la razón, es una desgracia. Todavía nos duele. Pasarán años, antes de reponernos frente a tanta brutalidad y corrupción.

En la democracia mercantilista de hoy (razón bruta), nos podemos apoyar un poco en Edgar Morin
, cuando plantea una diferencia entre racionalidad y racionalización. Dice Morin en LOS SIETE SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACIÓN DEL FUTURO (Documento de UNESCO para la reflexión internacional sobre cómo educar para un futuro sostenible): "La racionalidad es la mejor salvaguardia contra el error y la ilusión". Añade: "Cuando esa racionalidad se encierra en una doctrina se convierte en racionalización. Continúa Morin: "La racionalización se cree racional porque constituye un sistema lógico perfecto basado en la deduccion y la inducción." Agrega: "La racionalización es cerrada, la racionalidad es abierta". Concluye: "De esta manera, una doctrina que obedece a un modelo mecanicista y determinista para considerar el mundo no es racional sino racionalizadora". Y remata: "Comenzamos a ser verdaderamente racionales cuando reconocemos la racionalización incluída en nuestra racionalidad y cuando reconocemos nuestros propios mitos entre los cuales está el mito de nuestra razón todopoderosa y el del progreso garantizado".

Estimado amigo ¿Qué modelo tenemos en Colombia? ¿Qué modelos percibe usted, en América? ¿En Europa? ¿Qué nuevos vientos soplan?
Imágen Oscar wilde