miércoles, 1 de agosto de 2007

¿Cómo dar un regalo?


Hace dos noches, presencié algo realmente maravilloso. Un amigo entregándole un presente (un regalo) a otro amigo. Pero ahí no radica el asombro. Se hizo con el más profundo afecto por parte del que lo entregaba (Un Libro, Derecho y Razón Teoría del Garantismo Penal de Luigi Ferrajoli). De pie, llamando la atención, diciendo que eran amigos desde niños, que habían estudiado juntos, que quería que tuviera ese libro entre sus favoritos, se dieron un cálido y poderoso abrazo. Quedé maravillado. Después se escucharon los comentarios y el impacto del suceso. “…definitivamente hay ocasiones que produce más satisfacción regalar algo que recibirlo” decían algunos, pero alguien pronunció la frase de la noche “…el amor se da, no se recibe…”

La reflexión del caso es que, reconocer al semejante en su valor profundamente humano, es un privilegio. Regalar o entregar un abrazo, estrecharse las manos, mostrar una sonrisa. Reconocer siempre a los demás con gestos profundamente humanos. Entregar un presente al hijo, a la hija, a la esposa, al amigo, al vecino, al compañero. Dar, siempre dar.

Mientras se tenga al menos un amigo, nadie es inútil (Robert Louis Stevenson).