viernes, 10 de agosto de 2007

Héctor Lavoe EL CANTANTE Marc Anthony y Jennifer López

Tengo la piel inflamada de tanto erizarme de emoción, de profundo afecto por Héctor Lavoe. Lo quise en vida para poder llorarlo muerto, como decía él. Anoche vi la película EL CANTANTE en un sitio de Cartagena, templo de la SALSA, que se llama Areito. Lo cierto es que la película gira en torno a su problema de adicción a las drogas, pero bueno, hacer énfasis en otra faceta hubiera sido otra película. Es la visión y la plata de Marc Anthony y Jennifer López. Hay que agradecerles el aporte que han hecho. El consumo de drogas en la vida de Héctor Lavoe fue brutal.

No sé mucho de técnicas cinematográficas pero creo que la película es normal,es más, no me gustó la escena de una presentación de Héctor en una calle de Nueva York, simplemente la quitaría (más falsa que una moneda de 100 dólares). Tampoco me gustó el trabajo de Jennifer López en la entrevista a PUCHI, la mujer de Lavoe. La actuación de Marc Anthony es buena, hizo un esfuerzo grandísimo para acercarse al personaje. La interpretación de las canciones, simplemente majestuosa.

La significación humana, el carisma, esa energía que tenía Héctor Lavoe que hace que uno lo quiera y lo ame para siempre, es superior a la película. El joven que llega a Nueva York con un gran talento por desarrollar, y trae también la carga de la escasez y la pobreza, se encuentra cara a cara con …un lugar donde te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma (El Universal). ¿A quién le importó el alma de Héctor Lavoe? Sería el tema para otra película.

Planeta Atabex

Un cachaco en Nueva York

Anairene Asuaje