martes, 28 de agosto de 2007

Hijos ajenos







Los hijos no son de uno. Los tenemos cerca mientras intervienes en ellos, mientras les ayudas a construir su propia razón. Siempre son ajenos. Luego, ese sistema de razones se vuelve tan poderoso, que se libera, cobra vida propia.