martes, 28 de agosto de 2007

Interiores visibles


Hay dos momentos del día que son importantes para mi y vivo intensamente, el momento del descanso cuando la noche recién empieza y los momentos previos al levantarse en la madrugada. Son los momentos en los cuales nos encontramos más seguros, estás solo contigo mismo, todo está oscuro, silencio total, pero al mismo tiempo una gran algarabía. Sin testigos, tu interior se hace visible, es como si alguien aprovechara la soledad y saliera de su cofre. Te haces poderoso. Me imagino que así será la muerte.