sábado, 23 de febrero de 2008

¿Por que queremos tanto a Beny More?







“¿Por qué hacemos tantos homenajes a Beny More?” fue la pregunta principal del conferenciante en la noche de ayer (22 de febrero de 2008). En Cartagena, Colombia, ciudad donde vivo, se hacen anualmente cuatro o cinco homenajes a Beny More. “¿Por qué lo queremos tanto?” reiteraba con intensidad el conferenciante, en un nuevo homenaje a Beny More.

En la mayoría de los casos se hace énfasis, con justicia, en las calidades humanas del Beny, en su sensibilidad social, un ejemplo. Este fue el punto de mira del nuevo homenaje. Se exagera, se deja la técnica a un lado (nunca se habló de ella) y se privilegia la ética, eso está bien. A mí me gusta el Beny por su poderosa voz ("...su voz de júbilo salvaje, gangosa, apenada, dulce, seguía saliendo interminable del tocadiscos, en aquel long play de pasta negra que abría la vida de todos.") y su feeling. Porque me estremece el alma, porque me emocionan sus canciones. Así de simple.