jueves, 13 de marzo de 2008

Beisbol en Colombia Parroquia y Globalizacion


Ik ben honkbal.
Le baseball c’est ma vie
I am baseball
Jas am bejzbol
Meu nome è beisebol
Ich bin baseball

Colombia fue Campeón Mundial de Beisbol dos veces: 1947 (Cartagena Col) y 1965 (Cartagena Col). Fue Subcampeón en 1945 (Venezuela) y en 1971 (cuba). Ocupó el tercer lugar en Nicaragua (1948) y en Estados Unidos (1974). Es decir, entre 1945 y 1974 (29 años), se mantuvo en la élite mundial del beisbol. Fueron los años de oro del beisbol colombiano. Es una coincidencia que en esa época no tuviéramos un jugador en las Grandes Ligas.

De la noche a la mañana todo se derrumbó. Todo cambió. El beisbol mundial pasó de ser un deporte parroquial, a ser un deporte con presencia en el mundo entero. Italia, Japón, Corea del Sur, China Taipéi, Países Bajos, Holanda, Canadá, hasta Suráfrica. El beisbol se globalizó.

Colombia fue arrasada por ese vendaval que es el desarrollo. Fue borrada del mapa. No caímos en la cuenta de que el beisbol estaba cambiando. Estaba mudando de piel. Se transformó, paso de ser un deporte chiquitico a ser un deporte gigante. Un deporte que sedujo al mundo. Menos a nosotros.

Hoy pasamos desapercibidos en el beisbol mundial, pero tenemos dos estrellas en las Grandes Ligas: Orlando Cabrera y Edgar Rentería. ¿Qué pasó?