jueves, 6 de marzo de 2008

Ni Chimpance, ni Maquiavelo, ni Ghandi

No hay un Chimpance puro, como tampoco un Maquiavelo y mucho menos un Gandhi de raza. Siempre hay una combinación de los tres:

Está el Chimpancé dominante, es decir el estilo político que tiene un alto porcentaje de Chimpancé, una dosis de Maquiavelo y casi nada de Gandhi. Aquí encuadran los dictadores que conocimos en América Latina.

El Maquiavelo dominante. Mucho de Maquiavelo, una dosis importante - pero muy importante- de Chimpancé y muy poco de Gandhi. Es el estilo que más se usa (desde 1513). El que más conocemos. El que más abunda. El que permite más movilidad. Más posibilidades de navegación. Te da la posibilidad de cambiar de piel siempre que te encuentres en una posición difícil. El zorro de la táctica. Actualmente hay muchos Maquiavelos gobernándonos.

Cuando domina el Gandhi. El líder con un alma grande. Un servidor. Es posible que tenga un algo de Maquiavelo y una que otra travesura selvática. Es el sueño.

Hemos avanzado. Salimos con lentitud de los Chimpancés y nos mantenemos con los Maquiavelos. “Tomará mucho tiempo, pero llegará el momento en que la política abandone el estilo Maquiavelo y eleve la práctica política hasta entrar en el sueño de Gandhi. Aún en ese momento, un chimpancé más débil vestido con las sedas de la ciencias y el tecnocratismo velará desde la sombra y esporádicamente aflorará amenazante hasta la luz del día.”