jueves, 11 de septiembre de 2008

HACIA LA CONSTRUCCION COLECTIVA DE UN MODELO INTEGRAL DE DISCIPLINA EN EL INEM-CARTAGENA

Por: Wilson Blanco Narváez Coordinador INEM  J.B. wblanco@orbitel.net.co
“La educación para la paz y la convivencia en el ámbito de la educación formal, es decir, en el contexto de la escuela, constituye una prioridad para el Ministerio de Educación Nacional habida cuenta de las circunstancias que afectan al país, pero también porque la escuela tiene una responsabilidad ineludible en la formación de ciudadanos capaces de ejercer la democracia, respetar los derechos humanos y relacionarse entre sí de manera constructiva”
(Ministerio de Educación Nacional, 2006)
Para establecer un control disciplinario efectivo en las escuelas de hoy no existe una fórmula mágica, ni genios de lámparas maravillosas, ni abra calabra pata de cabra. Existe sí, una gran oportunidad de construir colectivamente modelos de disciplina acordes con cada uno de los contextos educativos.
En nuestro INEM existe una realidad sui generis que exige de sus protagonistas soluciones propias que sean construidas por colectivos interdisciplinares, capaces de romper con viejos esquemas que en otrora fueron muy eficaces, pero que ahora son piezas de museo que sólo inspiran la nostalgia romántica de muchos docentes, directivos y padres de familia. La escuela cambió. Los jóvenes de ahora llenaron de innovaciones los colegios. Es una realidad. Es una locura. Existe un conflicto generacional sin precedentes en la historia de la educación en Colombia. ¿Qué nos corresponde hacer? ¿Cuál es nuestro rol principal en mundo invadido de tecnología y en medio de una vertiginosa caída de los valores tradicionales? Es toda una crisis. Toda una revolución. Así de sencillo: una revolución.
Insoslayablemente, nos corresponde construir con todos ellos nuevos modelos que respondan a sus intereses, a sus inquietudes, a sus miedos, a sus afanes, a sus incertidumbres. En fin, ellos son el centro de la escuela (Ley 115), no los contenidos como en la escolástica. “Se educa por lo que se es, no por lo que se sabe”. De hecho, nuestro papel cambió radicalmente, como en el sistema copernicano. Hoy somos mediadores del conocimiento, la cultura y los valores. Las verdades absolutas del modelo medievalista y modernista, desaparecieron con el advenimiento de la posmodernidad. De eso que queremos conservar sólo nos quedan los buenos recuerdos. Piezas de museo que cuidamos diligentemente para que la posteridad nos recuerde y no sea injusta con nosotros.
En el INEM tenemos un gran reto: construir un modelo de disciplina integral que responda verdaderamente a los intereses de nuestros estudiantes del ahora, no a los del pasado. Este modelo de disciplina integral debe estar en absoluta armonía con la cultura legal del país y del mundo. Urge una revisión inmediata de nuestros procederes y manuales con los que estamos sancionando a los trasgresores de las normas de la Institución. Esta sería la primera discusión que deberíamos zanjar. Saber con claridad meridiana dónde estamos para precisar el blanco al que le queremos apuntar.
Kalamarí, septiembre 11 de 2008.