viernes, 18 de septiembre de 2009

Viaje al corazón de Macondo. Atravesando a García Márquez

Viaje al corazon de macondo. Garcia marquez
VIAJE AL CORAZÓN DE MACONDO Por: Wilson E. Blanco N. (Profesor del INEM de Cartagena) Allí, frente al teatro Heredia nos encontramos con Gustavo Tatis, escritor encargado por la Escuela de Verano de la Universidad Tecnológica de Bolívar para conducir la “caminata por la Cartagena de Gabo”, arranque de la “Breve travesía por la geografía garcíamarqueana”. Nos esperaba la parte más atractiva del curso: recorrer los lugares que marcaron a nuestro escritor y de los cuales nos habían hablado tanto a lo largo de ocho conferencias dictadas por reconocidos expertos de la obra del nobel colombiano. Realizamos el primer tramo haciendo paradas, mientras Gustavo narraba fragmentos de historia que evocaba cada vez que algún lugar de la vieja ciudad lo atrapaba. Así fue como nos enteramos que el grillo que se comió Obregón era la mascota que compartía mesa con ellos cuando Gabo lo visitaba. De pie frente a la casa del Pintor, ubicada a la entrada de la calle de La Factoría, escuchamos el relato del grillo y el del elefante de Cepeda Samudio. Al pie de la gorda de Botero, la que está en la Plaza de Santo Domingo, nuestro maestro de ruta contó la historia de la mujer que se convirtió en perro una noche en la que Gabo y Jaime pasaban por una esquina oscura del Centro. Hecho que Jaime, en el afán de satisfacer la incredulidad que desde niño lo había acompañado, al otro día desmintiera al comprobar que la mujer que habían visto con sus propios ojos convertida en perro trabajaba en un almacén de baratijas y era de carne y hueso como Dios la trajo a este mundo. Quiso contarle a Gabo el trascendental hallazgo; pero éste, en un acto de absoluta resignación, le contestó: “te mamaste el cuento”, hermano. Lea el artículo completo aquí