domingo, 19 de febrero de 2012

¿Cómo lograr el orden en la escuela?

La negentropía en la escuela 

José Francisco Guerrero Bardi* 
Especialista en Pedagogía
Coordinador INEM Cartagena
sajosbirda@hotmail.com

Resumen  

sajosbirda@hotmail.com
En este artículo se manifiestan en estilo simple elementos inevitables e imprescindibles que de cumplirse, indudablemente seremos nuevamente puntal en la educación de la región. Se puntualizan algunos aspectos a tener presente para obtener una educación de vanguardia en nuestros jóvenes. Se advierte, como la negentropia bien llevada, teniendo muy presente la analéctica en su  forma más elevada de comprensión humana, desembocaría necesariamente en un cumplimiento deontológico de los deberes de los integrantes de la Comunidad Educativa, facilitando a la vez la generación de un currículo en los espacios y tiempos adecuados. Estas variables son relevantes en una organización que pretende ser de avanzada en corto tiempo.  

Frases / Palabras clave  

Desorden organizacional. — Manejo negentròpico deficiente. — Paradoja deAbilene— Personalidad resiliente. — Respeto mutuo entre profesores y alumnos. — Responsabilidad deontológica. — Sistema termodinámico 

Introducción

Marco de referencia para la reflexión en la indagación acerca del desorden organizacional que vive hoy en día la institución educativa es el manejo  negentròpico deficiente, observado durante largo tiempo, en el desarrollo de todos los procesos llámense estos administrativos, directivos, académicos y comunitarios sobre sistemas y procesos establecidos de una manera idealmente muy estructurada pero que a la postre debido a la poca concepción racional del sistema inemita, a la endeble comprensión del otro desde el otro, a la frágil responsabilidad deontológica y a un débil compromiso de los integrantes de la Comunidad Educativa hacia la escuela nos llevará directamente al fracaso escolar, en donde solo salvará nuestra reputación los casos aislados de estudiantes con mucha personalidad resiliente.  

Breve reseña del concepto negentropìa.

Se sabe que muchos conceptos se están transversalizando en las ciencias y especialmente muchos encuentran cobijo en las ciencias sociales. “Existe una nítida tendencia hacia la integración de diversas ciencias naturales y sociales” Ronsol26. Monografias.com. Cada día es más notorio el uso de conceptos de 
otras ciencias en las ciencias sociales y la sicología. La entropía se puede definir como el grado de desorden o caos existente en un sistema termodinámico (Es una fracción del Universo que se aísla para su 
estudio, ya sea de una forma ideal o de una real.) lo que conduce a decir: es el índice de la cantidad de energía no utilizable en un sistema en un momento dado de su evolución.

La negentropìa es lo opuesto al caos, es decir, el orden lo contrario del desorden, se define como todos aquellos factores referidos al orden que nos ayudan a organizar nuestra vida cotidiana y diaria, así como también nuestra vida laboral para ser cada vez mejores en el ámbito del trabajo en nuestra escuela. Como sinónimos tenemos: entropía negativa y sintropia. “Se dice que el creador del término fue Norbert Wiener (profesor de Shannon y padre fundador de la cibernética). El español Francisco Menchèn sostiene: “Es un término acuñado por Mihaly Csikszentmihalyi para definir las experiencias óptimas o de flujo”. Él apuesta por la negentropia psíquica, o el fluir, que denota un estado ordenado de conciencia, emociones positivas y la capacidad para dedicarse a una actividad intencional.” El Universal Negentropia. Argemiro Menco M. Docente catedrático UTB 2010.  

La negentropìa aspecto integral y necesario en toda organización escolar

Si todos realizamos nuestros actos bajo una estricta normatividad sintròpica donde la participación de la totalidad de los integrantes de la escuela sea muy comprometida y con gran sacrificio en el cumplimiento deontológico de sus funciones por razón de una concepción de alta comprensión humana basado en una analéctica de nobleza racional, la cual al ser aplicada por cada uno de os integrantes de la Comunidad Educativa ayudaría al crecimiento institucional.

Este ejercicio realizado con orden, catapultaría al colegio hacia un nivel eminentemente reflexivo, dando como resultado la generación permanente de espacios y tiempos, dentro de nuestro currículo, para la incubación permanente de: cavilaciones, controversias, interrogantes, sugerencias, nuevos compromisos; los cuales colaborarían para que la persona como ente individual de la institución y como parte de un equipo inteligente, aplicador reflexivo de la Paradoja de Abilene, se dinamice en el análisis de sí mismo, establezca controversias consigo mismo,  se proponga interrogantes, se de sugerencias. Lo anterior a lo mejor serviría para generar respeto mutuo entre todos los integrantes de la Comunidad Educativa lo quel ayudaría a romper con el modelo dictatorial y omnipotente del profesor, del sistema administrativo, del sistema directivo, etc.  

Ya lo expresó con mucha sapiencia en su texto LA PIRÀMIDE ENCANTADA, el compañero Everardo Ramírez Toro para primaria, pero se puede extender  hacia la secundaria y tal vez a niveles superiores, “La primaria como sistema, a contrapelo de la mejor pedagogía universal, no cree en el alumno y, peor aún, ni siquiera intenta hacer un acto de fe en él. En su defecto, el personaje, fundamental del proceso educativo será el profesor o maestro, pues es él el depositario y mensajero principal de los valores que el establecimiento desea transmitirle al alumno” (Ramírez, 1999, pág. 307).

Nos podemos poner a pensar dialécticamente dentro de un universo analéctico que una negentropìa propia desde nuestro ser es el punto de referencia para en cuerpo y mente del otro, permitirle el avance en su pensamiento, en su obra, en su vida; aportarle el ejemplo prístino escolar, para que a fuerza de observar y de pensar permanentemente en su colegio una organización alejada de: paradojas de Abilene, momentos entrópicos, desfase deontológico, ser en dipidad decayente, cayera en un sistema integrador del currículo lleno de: valores, criterios, principios, pensamientos de pureza y sinceridad racional. . .  

La sintropia bastión necesario como factor Integrador del currículo en el espacio—tiempo educativo.  

Si todos llevamos dentro de nosotros un mundo real, de hecho con sus complejidades sencillas, ejerciendo sin retraimiento la sumatoria de simplezas racionales mediante la sistematización de: un orden, un precepto, una condición racional de complejo cumplimiento sobre la constitucionalidad de nuestras funciones, una organización, entonces desde nuestra óptica cavilante, desde nuestra conciencia meditativa en el mundo físico como sistema abierto de elevada reflexividad sobre nuestros quehaceres para no agregarle carga al compañero y así restarle energía, tiempo, espacio y muchas otras variables que al final de cuentas desembocaría en un mundo Institucional cada vez de mayor caoticidad, pero caoticidad que puede convertirse en una excelente ventaja si sabemos manejarla con nuevos procesos y condiciones iniciales hipersensibles a muchos actores de la Comunidad Educativa para inducir cambios relevantes, nos lo dicen Juan Pastor y Antonio León en su  Complejidad y psicología social de las organizaciones “Actualmente, y desde la perspectiva de la complejidad, la caoticidad (Lorenz,1965/1995) se refiere a la hipersensibilidad a las condiciones iniciales, esto es, que cambios ínfimos en las condiciones iniciales pueden resultar relevantes” (Pastor y León, 2007, pág. 213).  

Así podríamos pensar en alcanzar un currículo integrador donde los muchachos encuentren los espacios y el tiempo para, de esa capacidad innata, generar, desarrollar y reforzar a la vez, valores, actitudes, aptitudes, intereses, competencias, talentos etc., para una racional interacción social  En conclusión la escuela siempre debe contar con una sintropia urgente, de permanencia en el tiempo y precisa, sin este orden, nada serviría puesto que cada quien haría su voluntad, y las instrucciones dadas en la escuela nocumplirían con su cometido.

De qué vale tener un equipo en la escuela si desestimamos la complementariedad dialéctica—analéctica para construir un mundo de elevadísima comprensión humana, de qué vale tener un equipo si hablamos y hablamos y siempre tomamos decisiones Abilenezcas, de qué vale, si el objetivo único, primordial, categórico es el de educar integralmente a los alumnos que se encuentran en ella.  “…proporcionar a todos los niños y niñas una educación que permita afianzar su desarrollo personal y su propio bienestar, adquirir habilidades culturales básicas relativas a la expresión y comprensión oral, a la lectura, a la escritura yal cálculo, así como adquirir valores y desarrollar habilidades sociales y ciudadanas, experiencias de aprendizaje autónomo y permanente, hábitos de trabajo y estudio, el sentido artístico, la creatividad y la afectividad” (REAL DECRETO 1513/2006,de 7 de diciembre). REV.INT.MED.CIENC.ACT.FÍS.DEPORTE – VOL. 8 - NÚMERO 29 - MARZO 2008  

Entonces, ¿Cuál es la verdadera finalidad de la escuela?

* DATOS PERSONALES:  
TECNOLOGO MECÀNICO.
INGENIERO MECÀNICO.
LICENCIADO EN ENSEÑANZA DE TECNOLOGÌAS.
ESPECIALISTA EN PEDAGOGIA PARA EL DESARROLLO DEL
APRENDIZAJE AUTÒNOMO.

20 AÑOS EN DOCENCIA CATEDRÀTICA UNIVERSITARIA.
AÑO EN DOCENCIA ESPECIALISTA UNIVERSITARIA.
28 AÑOS EN DOCENCIA DE LA MEDIA TÈCNICA.
2 AÑOS COMO DIRECTIVO INSTITUCIONAL.