lunes, 27 de febrero de 2012

Complejidad para mejorar la calidad de la educación

El paradigma de la complejidad evita el simplismo, el reduccionismo, la fragmentación, lo mismo que la totalización del objeto

Guerrero Bardi
En este trabajo se presentó la necesidad de la comprensión del paradigma de la complejidad como bastión inevitable en la búsqueda del mejoramiento de la calidad educativa, se proporcionan elementos necesarios que de cumplirse, indudablemente, se irá en la vía correcta hacia ese mejoramiento para obtener una educación de vanguardia en nuestros jóvenes, lo cual les dará la herramientas claras respondiendo eficientemente en las pruebas nacionales e internacionales. Es prioritario velar por una educación contextual y planetaria donde se observe y admire: la diversidad de estilos y ritmos tanto de aprendizaje como de enseñanza, se respete y se llegue a acuerdos entre la opinión de los aprendientes, de padres de familia y de educadores, así como también se exija la transparencia en el manejo de recursos de los administrativos y rectores.

Frases / Palabras clave

Calidad—Calidad Educativa—Complejidad—Complejidad Educativa

ABSTRACT

This work presented the necessity about complexity paradigm comprehension as unavoidable bastion the research of improvement of the educative quality it provides necessary elements that it`s fulfill undoubtedly it goes in the correct way to that improvement to get an education of cutting edge in our teens, which will give them good tools answering efficiently to the national and international testing. Is priority ensure for an contextual education and planetary where we can see and admire: the diversity of styles and rhythms so apprenticeship as teaching, respect and get to accords between the opinions of the apprentices, parents and teachers, as well as be required the transparency in the handling of the resources of the administratives and rectors.

Phrases / Key Word

Cuality—Educative cuality—Complexity— Educative complexity

INTRODUCCIÓN

Marco de referencia para la reflexión en la indagación acerca del concepto del paradigma de la complejidad son las respuestas proporcionadas por estudiantes, padres de familia, profesores y otros, en las cuales se nota, en la mayoría, carencia en la claridad del concepto; pero se propone, cómo la interpretación, desglose y aplicación de este puede ayudar para una mejor organización de los procesos, llámense estos administrativos, directivos, académicos y comunitarios que redunden en una calidad educativa optimizada.

La exploración se realizó en varias instituciones educativas del Distrito. Este informe se inicia dando algunos pormenores de los conceptos: Complejidad, Calidad, Complejidad Educativa y Calidad Educativa para finalizar esbozando como el conocimiento, la interpretación y aplicación del paradigma de la complejidad en nuestro sistema educativo, reforzará y elevará mucho el nivel de comprensión y condición humanas, aclarando de paso la gran complejidad en la diversidad de nuestros estilos de aprendizaje y de enseñar, así como la elevada variación del modo de encarar las dificultades escolares de las diferentes regiones del país.

LA COMPLEJIDAD

La noción de complejidad quizás ha sido utilizada, ¿Implícitamente?, desde tiempos inmemorables, dado que los primitivos antecesores de los humanos para aprender a hablar y ejercitarse en el lenguaje, hace aproximadamente 400.000 años, según Richard Kay y Matt Cartmill, utilizaron el cerebro (para ese tiempo ya su tamaño era mayor que el de los primates), órgano que se conecta con la lengua mediante fibras nerviosas por intermedio del Canal Hipoglòtico, agujero situado en la parte posterior y trasera del cráneo (Noble Wilford John: El hombre comenzó a hablar hace más de 400.000 años. The New York Times, 1998).

Morín lo reconoce cuando expresa: “Ahora bien, no podemos renunciar a las preguntas básicas que los seres humanos se han planteado desde que trataron de pensar, desde que miraron el cielo estrellado. . . desde que se preguntaron, por fin, "¿de dónde venimos? ¿Cuál es el sentido de la vida?" (E. Morín, 1993 citado por Dora Fried Schnitman, 1998). Es decir el enmarañamiento de las incertidumbres nació con la hominización ¿o tal vez antes?

Con los pensadores orientales el concepto se expuso de manera más notoria pero no con el nombre de complejidad ni de pensamiento complejo, como algunos ejemplos tenemos:

Desde la China, la filosofía del Feng Shui, cuyo objetivo fundamental es la búsqueda de la armonía del todo, a través de la organización de los espacios y de los objetos teniendo muy presente la circulación de la energía, la cual fluye de manera desordenada proveniente de diferentes campos de la vida y cómo estos se afectan mutuamente. La búsqueda de la armonía del todo, quiere decir, aplicar la negentropia a toda esa energía desordenada que llega hasta nosotros.

Del Hinduìsmo, el Advaita Vedanta, escuela filosófica que no hace distinción entre Brahma (Ser superior o Realidad Última) el cual sería el todo y Atman (Ser individual) la parte, es decir, son la misma identidad. Entonces, se parece mucho a como lo expresa Édgar Morín: el todo está en la parte y a la vez la parte está en el todo.

Uno de los elementos filosóficos más trascendentales de la filosofía china, El I ching o Libro de los Cambios, presenta la búsqueda del conocimiento individual del Ser como individuo particular, pero también argumenta a su favor que los principios inmutables del Universo están en correspondencia con los asuntos cotidianos en donde, de hecho, el Ser está como individuo. Es lo mismo que decir: el Universo esta totalmente en el hombre.

A la vanguardia de los occidentales están los griegos con sus pensamientos de enfoque multidisciplinario. Ellos utilizaban varias disciplinas para interpretar y argumentar sobre un objeto del saber, ubicados la mayoría en su forma de pensar más hacia a la cosmología que a la epistemología, dirigidos a esclarecer la verdad y problemática de la naturaleza en su realidad última; mencionemos varios:

Protàgoras, propone que la verdad debía ser analizada desde diversos ángulos disciplinarios, aceptaba la incertidumbre, la contradicción y la diversidad de pensamiento para llegar al conocimiento. La incertidumbre, la contradicción y la diversidad, conceptos que generan, aparentemente, caos desde un principio, se manejan actualmente en el paradigma de la complejidad.

Sócrates, el hombre en su perfección con aspectos en lo: político, moral, religioso, cosmológico, matemático, etc. Es considerado en la tierra el ser último, por cuanto cada vez que su virtud moral sea mayor se asemejará más y más a Dios que es la virtud y moral última. Sócrates con su dialogo y juego de los opuestos mediante interrogantes a preguntas genera así, un desarrollo del conocimiento. Penetrando en ese pensamiento Socrático concluimos: el uno está en el infinito y el infinito está en el uno.

Platón, para Platón el todo es el sistema Político-educativo, el poder del gobernante perfecto se dará en la rectitud de la moral aplicada a sus actos. Todas las demás ciencias, la matemática, la ciencia militar, la jurisprudencia, el culto divino. . ., son consideradas complementarias. Es siempre la misma identificación de los opuestos, se complementan pero a la vez no se puede hacer separación de ellos.

Aristóteles, piensa que la naturaleza dota de inteligencia y libre albedrío al hombre haciéndolo libre, pero al esclavo se le ha negado esta particularidad, sostiene a la vez que entre estos existen operaciones de ventajas recíprocas en un marco social, es decir, el todo es la suma de los pensamientos de los hombres libres más lo que pueda realizar con su pensamiento limitado el esclavo. Es una deducción muy similar a la anterior

En este devenir histórico sobre la complejidad se tiene a los pensadores europeos, americanos y en general a toda la humanidad planetaria que ha tocado las ideas y conceptos de: Incertidumbre, caos, orden, desorden, organización, contradicciones, teorías de los sistemas, teorías de la información, cibernética, conjuntos borrosos, fractalidad, retroacciones, etc.

De la complejidad se ha reflexionado en: la lógica, las matemáticas, la física, las ciencias sociales, la sicología, el conductismo, la hermenéutica. . . con respecto a estas tres últimas Frederic Munnè expresa “por ejemplo en el psicoanálisis cuando se refiere al complejo de Edipo, o en el conductismo cuando habla de un aprendizaje complejo, e incluso con el deducible de orientaciones como el interaccionismo simbólico o la hermenéutica cuando insisten en la condición radicalmente diferencial (compleja) que como sujetos tenemos las personas.”

Actualmente existen instituciones e investigadores dedicados al estudio y análisis del paradigma de la complejidad, algunas de estas son:

Corporación para el Desarrollo Complexus, Colombia. Multiversidad Mundo Real Edgar Morín-México, el Instituto peruano del pensamiento complejo. “Instituto Santa Fe, en Nuevo México, en el que han trabajado figuras prominentes como: Murray Gell-Mann, Cristopher Glangton, W. Brian Arthur, Stuart A. Kauffman y Jack D. Cowan. Otras instituciones en donde se trabaja lo complejo son: la Escuela Normal Superior de París, el Instituto Max Planck de Química Biofísica de Göttingen, el Instituto de Química Teórica de Viena, la Universidad Libre de Bruselas, la Universidad de Utrecht, el Departamento de Ciencia Puras y Aplicadas de Tokio, el ATR, cerca de Kyoto; los Centros para el Estudio de Sistemas No Lineales de las Universidades de Santa Cruz, Berkeley y Davis en California, la Universidad de Arizona, el Centro para la Investigación de Sistemas Complejos del Instituto Beckman, adscrito a la universidad de Illinois; la Universidad Chalmers de Göteborg, el Nordita en Copenhague, el Instituto Internacional para el Análisis Aplicado de Sistemas de Viena, y el Instituto para el Intercambio Científico, en Turín” (Manual de iniciación pedagógica al pensamiento complejo- Iuan Carlos Moreno, 2002)

Ahora bien, se dice que un objeto del conocimiento es complejo, cuando no tenemos el bagaje intelectual, tanto en conocimiento como en el manejo de este mediante las operaciones mentales, para comprenderlo, es decir, carecemos de las herramientas cognitivas y del conocimiento para su interpretación o está más allá de nuestro poder de entendimiento.

 La complejidad también es una manera de escudriñar (describiendo y discriminando) nuestros pensamientos desde diferentes perspectivas del saber donde revolotean a la vez incertidumbres, caos, borrosidad, desorden, etc. con sus opuestos convicción, organización, nitidez, orden, etc. En este examinar del conocimiento buscamos dilucidar la verdad de nuestra propia realidad en el Universo. El paradigma de la complejidad evita el simplismo, el reduccionismo, la fragmentación, lo mismo que la totalización del objeto.