jueves, 16 de febrero de 2012

El rol del docente y del directivo docente en la actualidad

El maestro debe actuar teniendo en cuenta el contexto de sus educandos. Prestar su servicio a partir de la realidad de estos...

Por: Wilson E. Blanco Narváez
Coordinador INEM
Colectivo Ojo de Alcatraz
wilblanco4@hotmail.com

Wilson Blanco: ¿Cómo se evidencia de manera concreta en los educandos la función social del trabajo docente, profesor ugenio?

wilblanco4@hotmail.com
Profesor Ugenio: El mundo del aula es complejo, y como tal, la labor del docente se hace materialmente compleja. Es así como la cotidianidad del aula pone a prueba permanentemente las habilidades docentes. Los docentes en su ejercicio diario deben responder tangiblemente a las necesidades de sus estudiantes. De ahí que el equilibrio emocional del maestro, el dominio epistemológico, didáctico y metodológico son fundamentales para el éxito de la práctica docente como servicio público.

Es en esta perspectiva que la praxis educativa adquiere su status social. El maestro debe actuar teniendo en cuenta el contexto de sus educandos. Prestar su servicio a partir de la realidad de estos, especialmente en la mediación de sus problemáticas afectivas y sociales, en el fortalecimiento de sus avances y en la superación de sus debilidades académicas y comportamentales.
En consecuencia, la atención de los educandos exige de un profesional integral que materialice en sus atendidos ganancias epistémicas, axiológicas y émicas; y ello se logra en la medida en que el maestro diagnóstica, planea, ejecuta y evalúa permanentemente su quehacer y la realidad que lo contiene.

Wilson Blanco: ¿Cuál considera, profesor crèdulo màrquez, que puede ser su aporte a la escuela como directivo docente?

Profesor Crédulo: Desde la innovación es posible transformar la cultura escolar. El aporte de mayor relevancia que podría llevar a cabo como Directivo Docente se orientaría al redireccionamiento del Proyecto Educativo Institucional visionando la transformación escolar actual.

Esta intención transformadora estaría enmarcada en una perspectiva democrática amplia que involucre a todos los agentes escolares para que coadyuven esfuerzos tendientes a superar escollos de orden administrativo, pedagógico, curricular y cultural presentes en el quehacer institucional hoy.

En la medida en que el Proyecto Educativo Institucional se rediseñe, se valide y convalide a la luz de referentes teóricos claros y se proyecte a la comunidad como una de las salidas a la problemática social actual, se estaría contribuyendo desde la escuela al crecimiento y transformación de la cultura comunitaria.

En síntesis, es ejerciendo este liderazgo innovador como contribuiría al mejoramiento educativo a partir de mi desempeño como Directivo Docente.