martes, 14 de febrero de 2012

Se fue el comandante

Mis treinta y seis años en el INEM. 

Gracias por haber encendido el fuego en mi corazón

Por: Luis De la Rosa
luiscardelar@hotmail.

Señor rector Miguel Pérez Márquez, colegas, amigos presentes y ausentes:

En 36 años de labores pedagógicas en el INEM de Cartagena, como profesor de Física, donde orientaba al estudiante hacia las propiedades, transformaciones, relaciones y uso de la energía. Donde se abordaban conceptos, principios y teoría que explican el mundo físico y a partir de ellos, enfrentar, plantear problemas y soluciones en el campo de las ciencias naturales, la ingeniería y la tecnología, aprendí mucho.

Despedida del Comandante

 Estos conocimientos de Física, Biología, Química, Matemática, Castellano, Música, Idiomas Extranjeros, Catequesis, Comercial, Pintura, Industrial, Educación Deportiva, entre otros, despertaron el espíritu a nuestros estudiantes por preguntar y buscar procesos complejos que fueron el vector para el crecimiento y desarrollo de nuestro colegio.Recuerdo que navegábamos en la misma dirección, unidos de la mano, estudiantes, directivos, profesores, padres de familia, directrices gubernamentales, hasta lograr las metas propuestas en el INEM.

Hoy quedan los recuerdos de todos los compañeros y compañeras: Roberto Barboza, José Miguel, Julio Quintero, Tito, Javier Romero, Gustavo Torres, Gustavito (mi abogado) el lobo, Julio Vidal, Astrid, Miguel de la Cruz, Germán, Ino y Cande, Rodolfo Valencia, Rafael Callejas, Alvaro Alfaro, Carlos Infante, Sixta, Yeny, Tapias, Jaime Silva, Gloria, Nilva, Yadira, Julia, Carmocha, la prima, Ramón Blanco, Javier Cabeza, Luis Palomino, Nadina Valdelamar, Leyda, Luis Aparicio, Luis Gueto, Nancy y josefina Bonfante, Rafael Montes, Muñoz, José Ramón Trouchon y Mercado, el Gabo, el pariente, el Basi, Emilio, Jorge Piña, el champe, Democrito, Patricio, Diego, Cano, Vallejo, Danie el bailador, Osvaldo Puello y Luisa, Elsy Barcasnegras, la Mona, Yurgaky, Jairo Martinez, Rember, Puche, Melvis, Luz Marina Cárdenas, la Flaca, Natalia, Ponce, Norela, Colombia, Edgardo Herrera, Triviño, Euclides, el Chiqui Lozano, los Paternina, los Riaño, las Maritzas, Sandra Castro, Blanquito, Marina e Isaias, Sarmiento (“el sami”), Migue Perez, Josefina Bedoya, Utria Pedro (el que a veces me hacia soñar con que me iba a ganar la lotería en reemplazo de la pensión gracia), Toño, Edgard Navia, Lepesquer, Nohora, Jota, Lucy, Silvia… y mis estudiantes y a todos y todas quienes interactuaron en mi vivir cotidiano…y que aquí por razones de tiempo y espacio no puedo mencionar.

Gracias! por haber encendido fuego en mi corazón, para decirles hoy, que los aprecio y sigo estimando….los llevo en el corazón!

El amor es bello, el amor es divino! Y es más interesante cuando se practica. ¡Hagamos nuestra labor, nuestro trabajo, con amor: es la mejor manera de ser maestro! Maestro de la vida!

¡Gracias por la gentileza! Gracias por esta despedida! los llevo en mi corazón , aunque sé que me faltan muchos, por nombrar por falta de espacio, pero en el espacio de mi corazón, están…. cada uno de ustedes y yo sabemos, que ahí están!