viernes, 2 de marzo de 2012

Bilingüismo escolar y tratado de libre comercio

Si bien, la escuela nos ha enseñado que el lenguaje es el vehículo donde se transporta el pensamiento, el bilingüismo habrá de ser el vehículo donde se transporte el TLC

José Mario González Maza

José Mario González Maza
El Plan Nacional de Bilingüismo impartido desde el MEN, busca que los estudiantes de las instituciones educativas oficiales de Colombia mejoren su nivel de desempeño en el uso del idioma Inglés. En esencia, lo que se pretende es implementar políticas de calidad educativa, con miras a que las nuevas generaciones estudiantiles posean las competencias comunicativas y laborales requeridas en estos tiempos de telecomunicación, globalización y libre comercio.

Si bien, la escuela nos ha enseñado que el lenguaje es el vehículo donde se transporta el pensamiento, el bilingüismo habrá de ser el vehículo donde se transporte el TLC. En este sentido, las telecomunicaciones vienen a ser como las vías por donde transitará el vehículo del bilingüismo que promoverá el intercambio comercial entre Colombia y los Estados Unidos.

El TLC firmado entre Estados Unidos y varios países hispanoamericanos, presupone un mayor desarrollo interaccional en ambos idiomas: el Inglés y el Español, por lo tanto, la primera transacción comercial de exportación de los países centro y suramericanos que han firmado convenios de libre comercio, ha debido ser su lengua. En el caso concreto de Colombia, se observa que el estado hace grandes esfuerzos de inversión para hacer del país una nación bilingüe, donde el Español y el Inglés, como idiomas de prestigio, sean usados por sus habitantes.

Por este motivo, a través del Plan Nacional de bilingüismo se han emprendido acciones de capacitación a docentes y seguimiento de los programas de enseñanza del Inglés en los establecimientos educativos oficiales, para que el principal beneficiado sea el estudiante. Existen otras muestras de valoración positiva hacia este idioma; el Inglés es la lengua extranjera que se evalúa en el último grado de educación secundaria a través de la prueba SABER-ICFES, de acuerdo con los referentes del Marco Común Europeo. A nivel universitario es requisito poseer cierto conocimiento del Inglés. Naturalmente que estas directrices contribuyen a mejorar los estándares de calidad educativa.

Aunque actualmente el Español es uno de los idiomas más implementado como lengua extranjera en el plan de estudio de las instituciones públicas de los Estados Unidos de América, no siempre fue así. El interés de los norteamericanos por aprender un idioma extranjero, se inicio con el Francés y el Alemán, cuando más de un millón de personas viajaron a Europa por razones de enfrentamientos políticos y se vieron en la necesidad de comunicarse en estas lenguas,. En consecuencia, se impusieron métodos que buscaban el desempeño de la escucha y habla en lengua extranjera como fue el método directo y, más tarde, otros basados en el enfoque comunicativo.

Para que exista un tratado comercial justo entre un grupo hispanoparlante y otro angloparlante es necesario que haya entendimiento mutuo de intercambio lingüístico. El Bilingüismo evitará que se presenten choques culturales y desventajas en términos monetarios que afecten al menos entrenado, como ocurrió hace cinco siglos atrás, cuando al llegar a tierras americanas los españoles ofrecieron espejos a las comunidades indígenas a cambio de oro.

Con las firmas de tratados de libre comercio, las nuevas generaciones estudiantiles tendrán que ser bilingües para que puedan aspirar a mejores oportunidades laborales. En el caso nuestro, el estado colombiano, los gobiernos departamentales y municipales, apoyados en sus secretarios, necesitarán priorizar la inversión en bilingüismo en las instituciones educativas oficiales, con miras a formar jóvenes que culminen sus estudios, al menos, con un nivel intermedio de desempeño comunicativo en inglés. De este modo, la población estudiantil colombiana tendrá mejores opciones de preparación y participación competitiva dentro del mercado del libre comercio.

Cabe mencionar el privilegio del que gozan países que poseen un extenso uso del bilingüismo constituido por lenguas mayoritarias como el Inglés y el Español. Si bien es cierto que los Estados Unidos y el Reino Unido son territorios de habla inglesa que registran una considerable cifra de productos exportados, también es cierto que datos suministrados por el ALALC[1] ahora ALADI (2003) muestran que México, con un porcentaje del 60%, encabeza la lista de los países hispanos exportadores de libros, sin importar que este producto, por lo general haya sido exceptuado de aranceles.

La razón se debe en gran parte, a que México, por su cercanía geográfica a Estados Unidos, se ha visto en la necesidad de trascender la barrera del idioma y ha sido líder en el tema de la traducción y doblaje de films norteamericanos. Sin lugar a dudas, y como por citar un ejemplo, el estudio de la lengua española por parte de los norteamericanos incrementaría la exportación de libros escritos en nuestro idioma. Sobre todo ahora que existen librerías virtuales para el comercio globalizado.

Ante lo expuesto, se espera que uno de los efectos de beneficio equitativo, producto del TLC entre Colombia y Estados Unidos, sea el fortalecimiento del uso y valoración de los dos idiomas en ambos territorios. No hay mejor manera de comunicarnos con otros países que aprendiendo sus idiomas. Cuando se aprende una lengua extranjera se aprenden también otros aspectos interculturales que son fundamentales a la hora de emprender un negocio. Con el manejo de la lengua 2 se amplía el conocimiento de la cultura extranjera y la compra de productos importados.

El recorrido del TLC entre Colombia y Estados Unidos tiene que ser de doble vía y para que se logre, se requiere fortalecer el motor del bilingüismo entre ambas naciones.

José Mario González Maza
Lic. En Lenguas Modernas
Magíster en Lingüística
E-mail: mariomaza1@gmail.com

[1] ALALC ( Asociación Latinoamericana de Libre Comercio)