martes, 27 de marzo de 2012

El Patio

El patio de los sueños. Majestuoso. Un mar infinito. El útero. Se inmovilizan el tiempo y el espacio. El centro de la conciencia. Cuando entras, sientes un llamado de atención sincero y poderoso que no puedes ignorar. Nunca hay calor. Algo te mira. Voces. En los extremos, los dos grandes guardianes, uno en oriente y uno en occidente. La vida y la muerte. El día y la noche. Un follaje que es como una red nerviosa, protectora, conectada con la inconmensurabilidad del espacio, y también con lo profundo de la tierra. Matriz universal. El patio de los milagros.