domingo, 1 de abril de 2012

La necesidad de saber

 "No es un deseo el que lleva propiamente al saber, sino una necesidad."

Estudiar es falso. Una mentira. El estudiante actual no es un menesteroso del pensamiento intelectual. No tiene inquietudes en la inteligencia. No tiene necesidades. Va a la escuela porque le dicen, se lo imponen. La escuela resulta siendo una mentira. La escuela actual obliga, no seduce. El estudiante es supremamente adaptativo, nos hace creer que se encuentra a gusto en la escuela. El estudiante no busca.No necesita.Una escuela que es incapaz de contagiar la necesidad de estudiar, es una escuela muerta.


El estudiante encuentra en la escuela "...una serranía que se levanta ante él y le cierra su camino vital : la ciencia. En el mejor caso, la serranía de la ciencia le gusta, le atrae, le parece bonita, le promete triunfos en la vida; pero nada de esto tiene que ver con la necsidad auténtica que lleva a crear la ciencia." "No es un deseo el que lleva propiamente al saber, sino una necesidad."

"...el menesteroso de una ciencia, el que siente la profunda necesidad de la verdad, se acercará cauteloso al saber ya hecho, lleno de suspicacias, sometiéndolo a crítica; en suma, precisamente porque necesita un saber con radical angustia, pensará que no lo hay y procurará deshacer el que ese presenta como ya hecho. Hombres así son los que constantemente corrigen, renuevan, recrean la ciencia."

El estudiante actual es un bárbaro en el sentido de la incultura. Lo obligan a beber de "la mole poderosa de los saberes humanos" acumulados. Lo que hay es una automática cultura bárbara.

"...Reformar profundamente ese hacer humano que es el estudiar y, consecuentemente, el ser estudiante.Para esto es preciso volver del revés la enseñanza y decir:enseñar no es primaria y fundamentalmente sino enseñar la necesidad de una ciencia y no enseñar la ciencia cuya necesidad se imposible hecre sentir al estudiante."

Adenda: Wilson Blanco Narváez Docente Administrativo del INEM Cartagena Colombia y un menesteroso intelectual (a la manera de Ortega y Gasset) quien ocupa el cargo de Coordinador de la Jornada B., nos ha enviado una documento de José Ortega y Gasset (Filósofo y Ensayista español) -y provocador de este artículo- titulado Sobre el estudiar y el estudiante. Es urgente la necesidad de compartirlo con los visitantes de www.docenteinem.com, compañeros docentes, amigos y contactos, invitar a su lectura juiciosa y analítica, esperando también sus comentarios.

1 comentario:

  1. José Mario Gonzáles Maza4 de abril de 2012, 23:22

    Gracias Wilson por fomidable ensayo filosófico. Ahora si leí el texto con los ojos despiertos del Alcatraz.

    Es curioso que un texto escrito desde hace ocho décadas, cobre tanta vigencia hoy en día cuando nuestros estudiantes están muy lejos de ser eso: estudiantes; precisamente porque sólo aprovechan la ciencia, aquellos que llegan a las aulas con un morral de motivación y quienes cumplimos la misión de enseñar, nos conformamos con ver como ese minoritario grupo de estudiantes disfruta el alimento que le enseñamos a conseguir. Aquí cabe el popular refran que dice "enseña al niño a pescar, no le des el pescado". Lo que se trata es de despertar la necesidad de que cada quien combata el hambre por sus propios medios. Es esa misma necesidad de la cual nos habla Ortega y Gasset al referirse a esa mayoría de "estudiantes" que no poseen motivación hacia el estudio, sencillamente porque desconocen el sentido de lo que es la necesidad de aprender. Esta gran mayoría de "no estudiantes", llega al colegio con mucha anciedad, pero no precisamente por que quieren ingresar a las aulas a llenarse de conocimiento, sencillamente anhelan estar en el colegio por que no tienen otro lugar donde se puedan reunir a hacer nada.

    El colegio es para ellos el paraiso donde pueden celebrar en colectividad, el modo como desafian las normas del manual de convivencia. Ellos evitan permanecer en sus hogares porque allí, solos, dejan de ser "no estudiantes" y pasan desapercibidos ante los demás o simplemente desaparecen como miembros de una determinada sociedad. Bajo estas condiciones, estos "no estudiantes" lo que menos necesitan es que se les enseñe ciencia en las aulas, basta con que se les instruya en la necesidad de aprender. cuando el sujeto aprendiz descubre tal necesidad, empieza la motivación. Es allí cuando el maestro le entrega las herramientas para que consiga su alimento.

    Una de esas herramientas que tiene el educador para ayudar a suplir la necesidad de sus alumnos, indiscutiblemente, es el libro ya sea de papel, digital, auditivo, en imágenes, etc. Seguramente esta será una vía de entrada al conocimiento que lograrán apreciar los "ahora sí estudiantes", si sus guiadores se lo proponen.

    Un abrazo.
    J.M.

    ResponderEliminar

Bienvenido al weblog Docente INEM
Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con el artículo. Identifícate (email, nombre). Argumenta. No importa que no estés de acuerdo. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores. Acuérdate que es un weblog de educadores. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales no serán publicados y además borrados sin piedad. Gracias por tu aporte.