jueves, 31 de mayo de 2012

Los complejos de inferioridad

“Las creencias, emociones, imágenes, pensamientos y percepciones de nosotros mismos y de la realidad proyectan a los demás nuestra conducta y formas de pensar". Felix Ponce Castro**
Una niña mirando un programa de televisión, al observar a un artista, llena de emoción le dice a su madre, ¡mira mami! Qué personaje tan simpático: esa forma de vestir, esa amabilidad y formar de expresarse. ¡Mucho cuidado! querida hija, antes de afirmar o hacer juicios sobre las personas; es necesario darnos cuenta que hay detrás de esa “máscara” que utilizan. 
La mayoría de las veces nos dejamos deslumbrar por las características externas o materiales que presentan un gran número de personas como: lujosos carros, grandes mansiones, un alto status social, ser presidente de la República, Senador, Gobernador, o ser una excelente y habilidoso profesional en las áreas de Medicina, Psiquiatría, Psicología, Ingeniería, Docente etc; pero cuan grande es nuestra desilusión e incredulidad, al detectar que este personaje tan valorando, a nivel social y cultural, presenta desajustes en su personalidad en lo emocional, cognitivo y conductual, que en muchos, se manifiesta en el irrespeto, irresponsabilidad, no acatamiento de las normas sociales, abuso de poder al apropiarse de los dineros y bienes del estado, el ser ostentoso y creerse superior a los demás.

En otras personas esos pensamientos negativos y conducta disfuncional se expresan en reacciones de ansiedad, timidez, inseguridad y desconfianza, incompetencia para tomar decisiones. A estas personas con su apariencia de “Don de gente” que manipulan consciente o inconscientemente a los demás se les conoce como “personas acomplejadas”. Cuando los síntomas de las diferentes tipologías se exceden en grado promedial, en psicología o psiquiatría se les denomina trastorno de personalidad: paranoide, esquizoide, antisocial, esquizotipico, histriónico, limite, evitación, dependiente, obsesivo, compulsivo y narcisista.

Qué es un complejo? Es un conjunto de representaciones, creencias, ideas, pensamientos y percepciones disfuncionales o irracionales y recuerdos y dotados de valor afectivo inconscientes que afectan la personalidad y las relacionales sociales del individuo.

Los complejos se originan durante la infancia al introyectar los esquemas aprendidos a nivel familiar y social. Muchos padres de familia por falta de responsabilidad, conocimiento o formación nos satisfacen las principales necesidades del niño como el amor, el afecto, seguridad y protección; otros los rechazan y los ridiculizan delante conocidos o extraños; los maltratan verbal y físicamente, propinándoles golpizas y utilizando palabras como: “Tu no sirves para nada” “eres un bruto, animal, estúpido” tu tienes que hacerlo, porque te lo ordeno” tu debes ser el mejor estudiante”, No le permiten actuar y expresarse libremente. Estas ideas y conductas son reforzados por los familiares y compañeros de estudios, originando en el niño problemas de: personalidad y desadaptación social.

Existen muchas clases de complejos, los mas conocidos son el de Edipo y el de Electra tratados por el padre del psicoanálisis Sigmud Freud, otros tipos complejos son el de: Agripina Alejandro, antigona, Aquiles, Aristóteles, Bovary, Brumel, Brunilda, Caín, Cenicienta, Creso, Dafane, Empédocles, Eròstrato, Hamelt, Job, Judas, Manchausen, Narciso, Pulgarcito, Otelo y el de inferioridad de el se derivan los diferentes tipos mencionados.

El complejo de inferioridad: se presenta, cuando la persona cree, piensa o se imagina de manera irracional que sus cualidades físicas y mentales, al ser comparados con las de los otros, no son realmente las que debiean tener. Acorde con estos pensamientos la persona tenderá a inhibir y su conducta y desarrollará comportamientos inadecuados consigo mismo y en sus relaciones con los demás. Estas personas se caracterizan por llamar la atención hacia si mismo, menospreciar o menoscabar los sentimientos y la personalidad de los otros; desarrollan también sentimientos de envidia y actitudes de alejamiento,en actividades que impliquen un contacto interpersonal.

El complejo de superioridad: es considerado, por muchos psicólogos como un mecanismo inconsciente de la persona con complejo de inferioridad, que través de un “enmascaramiento” compensatorio la persona se considera el “Super” habilidoso competente, física y mental frente a los demás. Con estas creencias se muestra arrogante, miran a los demás por debajo de sus hombros, humillan y menosprecian a quienes consideran que son inferiores.

Desde lo psicológico es casi imposible encontrar personas totalmente “SANAS” o normales, todos tenemos cierto grado de complejo o dificultades psicológicas, lo importante es ser conscientes que de acuerdo a los diferencias individuales tenemos fortalezas y debilidades físicas y mentales. Cuando los síntomas de determinado tipo de complejo o dificultad en la personalidad se hacen incómodos, es importante que las personas nos hagamos un análisis introspectivo, para conocer cómo està nuestra personalidad, sí después de este exámen detectamos que nuestra forma de pensar y actuar no está de acuerdo con los patrones culturales o normas sociales, se hace necesario buscar la ayuda de un psicólogo o psiquiatra.

Recomendaciones para superar las dificultades desadaptativas.

Aprende a conocerte y a quererte a tí mismo, aceptarte tal como eres, ten confianza y seguridad en tu persona, quiere y ayuda a los demás respeta a; las personas, los bienes ajenos, y a la naturaleza, no te compares con otros, analiza tu conducta: lo que haces, piensas y siente.

Reconstruye tu forma de pensar y de sentir, cambia tus ideas negativas, por ideas positivas. Reflexiona y repite con frecuencia , mentalmente las siguientes ideas:

“Yo soy el que soy”; no soy otro”.
“No envidio a nadie, porque estoy contento y satisfecho conmigo mismo y con la clase de persona que yo soy”
“No soy perfecto, pero me agradan mis cualidades, que son preciosos y muchas”.
“Como ser humano, no soy superior a los demás, pero tampoco me considero inferior a nadie”.
“Soy capaz de cambiar, puedo progresar, puedo crecer apoyado sobre el piso firme de mis potencialidades y aún de mis propias deficiencias”. (Ideas de A. Jiménez)

“LA VERDAD NUNCA TIENE PELIGRO PARA EL HOMBRE SINCERO, NI EL CONOCIMIENTO LO TIENE PARA EL SABIO; PARA EL HIPÓCRITA, ERROR Y VERDAD SON IGUALMENTE PELIGROSOS. P.j. Bailey
             


**FELIX PONCE CASTRO
felixponcecastro@gmail.com
Docente Inemista retirado
Psicólogo