martes, 12 de junio de 2012

La Educación en el Plan Departamental de Desarrollo 2012-2015 Bolívar Ganador

Una historia que se repite como tragedia

En el Plan de Desarrollo de Bolívar 2012 - 2015 recientemente aprobado por la Asamblea Departamental, aparece  la EDUCACION en el numeral 2.9, ostentando el pomposo rotulo de “EDUCACION INCLUYENTE Y DE EXCELENCIA”, con un contenido de tres ( 3 ) programas y dieciocho ( 18 ) subprogramas similares a los que cada cuatro ( 4 ) años nos presentan, con las mismas fuentes de financiación, es decir, más del 90%  de los recursos provienen del Sistema General de Participaciones ( nación ), los cuales son de destinación especifica en pago de nomina, prestaciones sociales del personal vinculado y un ligero “subsidio a la demanda” que se expresa en términos de “gratuidad educativa”.

Esta es una historia que se repite como tragedia para la educación en Bolívar: la Nación gira lo mínimo indispensable y el Departamento prácticamente no hace aporte alguno, la resultante es una educación que no es incluyente y mucho menos de excelencia, como  quieren  presentárnosla en el Plan de Desarrollo.

Un ligero análisis de los 3 programas y sus respectivos sub programas nos llevara a concluir que este PDD no fortalecerá los aspectos que son medulares para un sistema educativo, cualquiera sea el enfoque pedagógico que lo oriente: adecuada financiación estatal, amplia cobertura poblacional y alta calidad científica, tecnológica y valores, aspectos que solo puede garantizar el Estado, mediante la implementación de políticas públicas educativas, sujetas a un proceso de ajustes permanentes, acorde con la cambiante realidad, como se da en los sistemas educativos de todos los países desarrollados.

Este PDD tampoco apunta, de manera alguna,  a la solución de los gravísimos problemas concretos que tiene la educación en Bolívar:
Una Planta de personal docente y administrativa que viene congelada desde mediados de los años 90, acusando a la fecha un déficit aproximado de 800 y 500 funcionarios, respectivamente, los cuales están siendo contratados con entidades particulares (privatización ) en vez de ser vinculados como fijos, previo el cumplimiento de todos los requisitos legales. Por esta vía en unos cuantos años el servicio educativo estará en manos del sector privado, como lo diseño el programa de la mal llamada “Revolución Educativa” del Presidente Uribe, continuada al pie de la letra por el actual gobierno. 
Más de un 50% de la infraestructura locativa en mal estado, tanto por el abandono secular en el que se ha mantenido al sector Educativo, como por las consecuencias de la ola invernal que cíclicamente  nos azota, las cuales no garantizan las mínimas condiciones para prestar un buen servicio, lo que se agravara con la entrega de muchas de nuestras instituciones educativas en administración al sector privado, quienes llegaran a explotar el negocio que les han entregado, mas no a invertir en bienes ajenos. A este problema de la mala infraestructura locativa podemos adicionarle la falta de recursos logísticos como material didáctico, muebles y equipos tecnológicos, como también el problema del hacinamiento escolar por la poca capacidad de las aulas y el manejo arbitrario de la relación alumno-maestro que se está dando. 
Inadecuada financiación de los costos de funcionamiento de las instituciones educativas (gratuidad), porque a pesar del aspaviento del MEN con la llamada “gratuidad total” son tan solo $ 6.000. pesos mensuales por estudiantes de educación básica y $ 9.000 pesos mensuales para los de educación media, que no alcanzan para cubrir los gastos de funcionamiento institucional, a menos que el Departamento cancele a los planteles los más de $ 11.000 millones de pesos que les adeuda de los tres últimos años, cuando tuvo a su cargo la gratuidad, autorizado por Ordenanza de 2008, con la sola oposición del suscrito. 
Pésimos resultados de nuestros bachilleres en las pruebas del ICFES todos los años, lo que de alguna manera refleja la mala calidad de nuestro sistema educativo, comparado con los de otras entidades territoriales del país, incluidas algunas de la Costa Caribe.
Todo lo anterior, entre muchas otras falencias, lo que demuestra es que en materia de Educación, las autoridades de Bolívar han venido reproduciendo unos programas, que no solo han fracasado, sino que nos condenan al ostracismo.

Luis carlos Fuentes Péres escribe para www.docenteinem.comLuis Carlos Fuentes Pérez