lunes, 23 de julio de 2012

Sayayín, una champeta sin azaros para los ángeles

"En aquel recinto azul, tocado por un instante por la tristeza, fue colmado de aplausos y acordaron componer una canción para recordar siempre al Sayayín."

La noticia ha llegado al paraíso celestial habitado por El jhonky, hermano menor de Celia y los cantadores de la otra dimensión, se ha abierto el salón de espumosa alfombra, donde danzan las sirenas del firmamento, todo el ambiente está embebido en los olores del vino que destilan en la casa del viejo Noé. Hay una inmensa alegría, porque cantará El Sayayín, su nuevo éxito : “El maní de Pedro”, recordando con nostalgia la champeta que le dedicó a Mockus, “El Legal”. Ha dejado para más tarde, cuando se sienta 'paraó en la raya', meterle mano a “La Nube Voladora”, muy precisa para este momento de gran encuentro y de mucho soye, se siente bien en compañía de las voces que le hacen sombra a los embajadores terrícolas en el firmamento de los arrepentidos, El Afinaito con “Nada Nadita”, “El Payaso” y “Don Tuvo”, esta última champeta, es un torpedo para los que creen que el mundo es suyo, mientras estará haciendo enjuague de sombra Edi Jey, con “El Esclavo” que da en el clavo con “Golpe con Golpe” y “Dale la vuelta”. 
Llegó el Saya
Aquí en este goce se vale el espeluque, contamos con la presencia de los seguidores de Don Pedro. En la esquina de este estadio de grandes jonrones, también se encuentra Elio Boom, quien tira su ‘Champe’ favorita y nos da la ñapa con “El Cóndor”, el travieso “Carlito” y “La Cachona Malparida”, torpedo, último que no le cuadra a ‘Don Piter’ y sus muchachos, pero aquí en este encuentro de duelo todo se vale. Se acepta que Mister Black, saque sus arrebatos con “Los Trapitos”, “Pecadora” y “El Zorrillo”. Sigue el goce sin changón ni solito, que son la misma cuestión, aparece Álvaro El Bárbaro, quien no da puntada sin dedal, cuando suelta la misma canción, “Si tú te vas” y para entrar en el agite lanza “El Pato Donald”. El ambiente está nebuloso por la presencia de las piezas de fuego, que queman algunos de los invitados. Todos quedan admirados cuando se presenta El Maestro y da un swing con “Marcada para Siempre”, descansa un poco y pega con “Chica de Cristal”, “La Elegida “ y “La Barriguita”, piden más candela, pero El Maestro pone orden y suelta “Lágrimas de Sangre” por la llegada de El Sayayín, cuando se da esto hay un silencio de brazos alzados y golpes de codo.

No se hace esperar El Twister, cuando irrumpe con “María Paola” y “El Huracán”, para luego terminar con La Amante Perfecta. Nada valía en aquel momento de dolor y fiesta, El Sayayín había llegado, teníamos que llamar a El Cruel, para que nos introdujera en el perreo con “El Ratero Salao”; si, ese que batió ‘fau’ en un encuentro de la vida y “Mujer y Dinero”. Todo el mundo le reía en medio de la tristeza, pero había que soltar las ganas sin camas en el aire, dejó que saliera “La Perrera”. Bailen este torpedo que los días de grandeza están por llegar…y aquí les llega el man que las tiene todas: El Rasta, miren este hit, “El Machete”, si ese que no acepta nada, y le hace fuego a La “Palenquera”, porque, si no te llenas de goce, no verás “La Plata” del mismo Rasta.

Las voces de los que soltaban sus champetas, se profundizaban en el llanto alegre por encontrase el camino de luces que había proyectado El Sayayín, y entró El Encanto gesticulando una champeta de su repertorio , “La Elegida” que complementó con “La Poza”, para dar rienda suelta a su desengaño con “Mujer Malvada”. Los pies estaban encendidos y buscaban la frialdad del suelo para acompasar los movimientos de los glúteos que no permitían perder la ocasión para dar un pase con el canto de ”El Ito”, con su champeta "El Tuvo" y volver a encenderse con “La Despedida” sin hacerse esperar para entonar “El Confidente”.

En aquel encuentro dancístico, los ángeles estaban estáticos de la emoción. Pero no había azaro. Todo cambió, cuando apareció Charles King, haciendo un llamado a sus hermanos en la Champeta, en bien por la conservación de este movimiento de la canciocística cartagenera, y a la vez un mensaje en favor de la convivencia, aclarando que allí estaba para rendirle homenaje celestial al ‘broder’ Sayayín, un mancito, que siempre estuvo paraó en la raya con hits que daban en el coco. De inmediato soltó su voz cañonera y tiró “El Hombre Ensillao”, si ese que puede gozarla con “La Viagra”, y terminar con “La Víbora”, abrió el escenario para que llegara el otro embajador del pueblo de Palenque, Anne Swing, quien en contexto de Lumbalú, dejó alzar su voz y entonó “Mini ku sutu”, una champeta de llamado ecuménico, que tiene por significación semántica. ‘Vengan con Nosotros’.

Se notaba una alegría invadida por la tristeza, que jugaba con la felicidad de los coros que hacían los ángeles de la banda Celestial, allí todo se daba en contraste, como los quehaceres de la vida en El Tancón de Olaya. Anne Swing, volvió a levantar la voz y tiró “La Vuelta”, haciendo una especie de popurrí con “El Chocho” de Charles King y “El Paquete Chileno” de su autoría, lo que aprovechó Louis Tower para hacer dos voces con El jhonky en la champeta “La Santica”, “El Liso” , para solicitar que le dejaran interpretar en compañía de la santera Celia, la composición “Mamá África”.

Aquello no tendría final, estaban en un goce atemporal, volvieron a iniciar con la voz de El Papo Man, quien quiso cantar 'a capella', para llegar más rápido al corazón de los ángeles y atendieran con solicitud al Sayayín. “El Vacile” y “Sigue tu Camino”. En aquel recinto azul, tocado por un instante por la tristeza, fue colmado de aplausos y acordaron componer una canción para recordar siempre al Sayayín.

Cartagena Colombia 23 julio 2012

Juan Vicente Gutiérrez Magallanes
Escritor cartagenero