viernes, 5 de octubre de 2012

Rubén Blades y los Bladianos

(...) estaba invadido por una tristeza, pero con una fe y esperanza movedora de montañas, en las manos mantenía un regalo para Rubén, un marco con unas poéticas frases, donde nombraba a Anoland la madre de Blades.

Una tarde de un sábado 12 de Septiembre de 1.992, se reunieron en la casa de número 38-55l de la Calle de las Maravillas en el Barrio Getsemaní (Cartagena de Indias Co.), el dominicano Emiliano Ramírez, poeta y compositor y tal como lo describe el Dr. Heriberto Martínez, la voz más cálida del bolero, Luís Eugenio Gómez Flórez, licenciado en Idiomas de la Universidad de Antioquia, conferencista y conocedor de la música caribeña, el ya mencionado Dr. Heriberto Martínez Britton, abogado de profesión y especializado en Docencia Universitaria.

La finalidad era formalizar un grupo para estudiar la obra artística del compositor, poeta, músico y político panameño Rubén Blades, dado que ella está henchida de la problemática social Latinoamericana y su música, una de las más apetecidas por los finos oídos de nuestro medio.

El autor del artículo con Rubén Blades, Heriberto Martínez y Luis Gómez Flórez
Rogelio España Vera (Extremo izq.) con Rubén Blades
En 1.994, ingresa al grupo el escritor, periodista e investigador, nacido en Santiago de Tolú Sucre Nicolás Contreras, quien le había realizado una entrevista a Blades en Barranquilla para ese mismo tiempo y en 1.998, ingresa Rodrigo Ramírez. Finalmente llega el periodista y escritor Rubén Darío Álvarez.

Empezaron a hacer tertulias y exposiciones en un lugar a la entrada del Barrio Las Gaviotas llamado Salsa, Sabor y Son, luego el presidente de esa agrupación Dr Heriberto Martínez Britton, fue invitado a dictar varias conferencias en Cartagena, destacándose una titulada Trovadores y Juglares a través de la oralidad, lo mismo hacía el licenciado Luís Gómez Flórez, quien también había llegado a cofundar el Club del Benny Moré. Desafortunadamente muere en el 2.005 el músico Emiliano Ramírez y Heriberto por razones laborales, debe viajar a la Isla de San Andrés, notándose desde luego una pequeña pausa.

Ellos han logrado hacer toda una recopilación de la obra artística de Blades y el primer contacto directo conformado como grupo, se hizo cuando el cantante de la Fania, llegó a Cartagena en calidad de ministro. Ahí el Dr. Heriberto Martínez, después de una larguísima espera, logró, no solo entrevistar al ídolo, sino también convertirse en su amigo.

Fue toda una proeza, pero el Doctor Heriberto lo logró, algo parecido a la historia del niño que duró tres días y al fin logró conocer al astro del futbol Diego Armando Maradona, aquí precisamente en la ciudad de Cartagena.

No vamos a entrar en detalles, sobre todo lo hecho por Heriberto, sin embargo, quien desee saber los pormenores, puede recurrir a las revistas de la ciudad de Cali, Melómanos números 45 y 46, donde está muy bien narrado este acontecimiento.

A Cartagena se trasladó un festival de literatura que se venía haciendo en la ciudad escocesa de Hay y de allí su nombre; por razón de que la mayoría de los asistentes, eran latinoamericanos, entonces se sugirió hacerlo en una ciudad latinoamericana. El embajador de Colombia en Inglaterra, Alfonso López Caballero, propuso a Cartagena, como ciudad sede, con el pretexto de que ella es la puerta de entrada al sur del continente. La organización del certamen está a cargo de la escocesa Marianne Pansford, directora de la revista Arcadia.

Ya van varios festivales y en lo que nos compete para nuestro caso, el cantaautor panameño fue invitado por el periódico El Tiempo, que compró ese espacio, para un conversatorio de una hora con el director Roberto Pombo. Me contó el amigo Armando Muñoz, que cuando llegó de una gira por Bolivia y Perú el 11 de Enero, ya la boletería estaba agotada.

Los Bladianos que aún están en Cartagena como el Doctor Heribert y el Licenciado Luis Gómez Flórez, pusieron todo su empeño en buscar nuevamente el contacto con Pablo Pueblo. Llegó el día esperado y hasta se llegó a pensar que como la hija de Heriberto, trabajaba con Hay Festival, todo podía ser fácil y hasta se nos había hecho ver que Rubén iba a realizar una rueda de prensa con los Bladianos y a la cual yo estaría invitado.

Ilusión, solo ilusión como lo dice Joe Quijano en una de sus canciones; lo que no contábamos era que ni siquiera Rubén estaba contratado por Hay Festival y que no podía dar declaraciones, inclusive a Caracol y RCN, mucho menos hablar con los Bladianos.

Desde muy tempranas horas, Heriberto, salió de su casa y en su recorrido se encontró con Anney Lil, una periodista japonesa, quien le preguntó para donde iba y cuando Heriberto le dice que iba a buscar a Rubén Blades, inmediatamente soltó una carcajada, pero el Doctor Martínez ni siquiera se inmutó, pero regresa hacia ella y le muestra las revistas Melómanos números 45 y 46, donde aparece con Rubén.

Como a eso de las 10 am encontré a Heriberto con Luis Gómez Flórez y un camarógrafo contratado por el grupo, en el Hotel Santa Clara estaban sentados en las sillas que dan a la calle, para asegurarse mejor de la salida del artista.

Al medio día, ya estábamos preocupados, pero en ese momento se nos acerca un botón del hotel para decirnos que después de una de la tarde no podíamos estar allí si no teníamos credenciales, nosotros le respondimos que apenas saliera Blades nos iríamos, lo que el nos asegura que hacía rato el artista fue sacado por la puerta falsa del hotel, pues el periódico capitalino, se reservaba todos los derechos sobre el exministro panameño y decidimos entonces irnos al Teatro Adolfo Mejía para ver si lo podíamos ver a la salida.

Antes de continuar es necesario hacer una aclaración y es que en una ocasión Heriberto está hablando apasionadamente de Rubén Blades, es entonces cuando Luis Gómez Flórez le dice que se parece a un bladeano y eso quedó así, pero cuando Blades escuchó ese término, sugirió que mejor dijeran bladiano.

En el interior del Teatro Adolfo Mejía, el exministro panameño es saludado por Flor Inés Martínez, la hija de Heriberto quien se hace tomar unas fotos con el y Blades le pregunta por su papá, a lo que ella le responde, que está afuera.

Cuando nosotros nos vamos a la parte trasera del teatro, había poca gente y eso nos permitió ubicarnos de la mejor forma, pero en cuestión de minutos, se llenó de curiosos, periodistas y policías, uno de ellos empujó al poeta Martín Salas quien desde luego empezó a protestar, afortunadamente los ánimos fueron calmados.

Vi al profesor Luis Gómez Flórez relegado hacia el último lugar y en eso sale Rubén inmediatamente los aplausos y los vivas. Un camarógrafo logró hacerle unas preguntas y el empezó a saludar y decir que tenía programado un regreso a la ciudad.

La insistencia de los acompañantes obligan a interrumpir esa mini entrevista y yo me sentí en ese momento que estaba servido, pues tuve a menos de un metro, al poeta de la salsa, a uno de los gigantes de la Fania All Star, al director de los Seis del Solar. ¿Que más se podía pedir?

El artista alcanza a ver al Doctor Martínez y le extendió la mano diciéndole:

-Hola Heriberto como estás, no te preocupes que yo vuelvo para reunirme con ustedes.

El licenciado Luis Gómez Flórez estaba invadido por una tristeza, pero con una fe y esperanza movedora de montañas, en las manos mantenía un regalo para Rubén, un marco con unas poéticas frases, donde nombraba a Anoland la madre de Blades.

Ya eran las 2 p.m., y desde luego teníamos sed y hambre, no pasaba por el lugar ni un vendedor de agua.
Le dije al maestro Lucho, que me iba porque no podía aguantar más y el me reprocha diciéndome que tuviera más coraje, el tampoco había desayunado y como era posible que un valiente mostrara notas de debilidad. Eso me frenó las ganas de irme, porque lo que deseaba en el momento era tomar agua y comer, no me tocó otra alternativa que acompañarlos, fuimos nuevamente al hotel y allí un conocido de Lucho le informó que Rubén estaría en el aeropuerto a las 3 p.m., pues el vuelo salía a las 4 p.m.

La espera en el aeropuerto Rafael Núñez, no fue tan larga pues a las 3 y 30 pm el Doctor Heriberto nos informó:

-Llegó Rubén, pero no lo abordemos ahora, esperemos a que se notifique, porque no es conveniente.

Así fue, cuando Blades se retira de la casilla, Heriberto habla con Ariel Rivas el mánager de Rubén, y le dice que solo le íbamos a entregar un regalo y así cuando Blades vio a Martínez, lo abrazó y el nos presentó al artista.

Luis Gómez Flórez, le leyó y le entregó su poesía, yo le ofrecí mis libros, pero cuando vio la foto de Miriam Makeba, me estrechó un fuerte abrazo y como loco de contento decía:

-Una foto con Heriberto, mira Ariel no se te olvide que debo comunicarme con Heriberto.

Cuando empezamos a tomar las fotos en cuestión ahora de segundos vimos como los curiosos se tomaban fotos con el artista, la verdad es que no supe de donde salió tanto fotógrafo.

Al despedirse de nosotros nos dijo:

-Gracias por mi mamá-

En los noticieros de la noche se informaba que ni siquiera los periodistas de RCN y Caracol habían podido hablar con Rubén Blades.

Escritor, investigador y docente bolivarense. cartagena de Indias Co.
Rogelio España Vera
Escritor, investigador y docente bolivarense.
Cartagena de Indias Co.