jueves, 6 de diciembre de 2012

De pitones encorvados y replegados

"...en ese entonces los jóvenes de las áreas académicas y los de las áreas técnicas presentaban con lujo las Pruebas Icfes, de áreas técnicas salían igualmente jóvenes que obtenían buen puntaje."


Estos pensamientos (aportados por compañeros mediante la escucha de varios de estos interlocutores y también la escucha de mis propios pensamientos) que se esbozan no necesariamente se deben analizar al pie de la letra, por el contrario son abiertos, para discusiones serenas y desde múltiples perspectivas o enfoques, aceptadas por el paradigma de la complejidad.

Se pretende tomar el toro por la vetusta y muy encorvada cornamenta plegada y enrevesada, con mayor fuerza en estos últimos años, ostentada hasta hoy con el anhelo de retener y recibir más estudiantes en los próximos años, cuya aspiración es la de elevar el nivel académico y finalidad última la de poder sobrevivir en este mundo educativo que a la postre se ha convertido en mero negocio financiero dejando a las I.E oficiales cada vez con menor número de estudiantes.

Analicemos las siguientes inquietudes y posturas:

¿Es necesario eliminar 4 horas en grado 6° y otras 4 horas en grado 7° y 2 más en el grado 8° de las áreas técnicas o que los estudiantes de grado 6° y 7° vengan a suplir las horas eliminadas, en la contrajornada y también los de grado 8° las 2 horas eliminadas?. ¿Se mira el aspecto legal de esta propuesta? ¿Se hace ineludible la creación de un bachillerato netamente académico, otrora llamado Clásico, para subir más escalones y optar por una excelencia académica?

Por allá en la década de los ochenta e incluso en los noventa hasta aproximadamente 1996 o 1997(No es de relevancia importante el año) con 35 periodos de clases y tiempo de 45 minutos por clase las áreas técnicas desarrollaban su teoría y práctica en 14 periodos (grados 10° y 11°) quedando 21 periodos para las áreas del núcleo común o académico, en ese entonces los jóvenes de las áreas académicas y los de las áreas técnicas presentaban con lujo las Pruebas Icfes, de áreas técnicas salían igualmente jóvenes que obtenían buen puntaje.

Se deduce también (de los 35 periodos) que en la semana se desarrollaban los temas con clases y descanso, tomando 315 minutos para las clases y 20 minutos para el descanso diariamente, en 1675 minutos; hoy en día son 1800 minutos viéndose que a fecha de estos años se tiene una ventaja en tiempo de (1800—1675 = 125), es decir, 2 horas y 5 minutos semanales las cuales en las 40 semanas ideales de clases serían 83 horas y 20 minutos. ¿Qué se podría realizar en esas 2 horas y 5 minutos semanales? ¿Y si se piensa en los seis años, desde 6° hasta 11°, cuántas horas nos daría?

Alguien me comentó una vez que un pueblo avanzaba más si tenía más kilometraje de lectura, claro de lectura comprensiva y comprendida, es aquella aplicada a y en diferentes contextos, si no la aplicamos entonces no hubo lectura.

¿Se debería incluir el tiempo utilizado en las profundizaciones o énfasis en la misma jornada y colocando algunas asignaturas en la contrajornada, es más la ley no niega que se den 8 horas de énfasis en vez de 6?

Para analizar también se propone la división del año lectivo en tres periodos de evaluación tomándose a los mejores estudiantes como padrinos o consejeros de los estudiantes con mayores deficiencias y utilizando a aquellos docentes con disponibilidad de tiempo en las últimas semanas, como ocurre en estos días de final de año, para el acompañamiento de estos padrinos con al menos 15 estudiantes.

Se recomienda darle punto final al horario de trabajo por días de la semana( Lunes, Martes, Miércoles, Jueves y Viernes) trocándolo por ordenes o sucesiones de: primer día, segundo día, tercer día, cuarto día y quinto día, si la semana es completa. Cuando la semana tiene un día de total problema( ese día no hubo clases por alguna dificultad mayor) o un día festivo, entonces ese día no cuenta en la sucesión y se continuará con el día ordinal inmediatamente posterior al día ordinal desarrollado.

Otro aspecto importante a analizar es el cambio en tiempos cortos de rectores y estos no llegan a conocer ni a entender el sistema Inem. En definitiva debemos pensar en mantener un equipo pluridisciplinario, liderados por Consejo Directivo y Consejo Académico, que se encargue de ejecutar los lances más reflexivos del toreo de equipo, que haga cumplir estos lances, que desencorve estas encornaduras, que estos repliegues los alise un poco, al final de cuentas que se ponga los pantalones y luche por el INEM.

José Francisco Guerrero Bardi
sajosbirda@hotmail.com