martes, 29 de enero de 2013

Valor de la pedagogía y la técnica en el deporte

...¿cómo debo formar a mis alumnos para que mañana sean los mejores? 


El otro día me encontré con mi gran amigo el Licenciado Roberto Vallejo Jiménez, gran profesional, reconocido nacionalmente por sus grande experiencias en la materia de la Educación Física y de la Pedagogía Deportiva y me manifestaba, que mis trabajos e investigaciones han sido recibido como docencia por la mayoría de los profesores de Educación Física y entrenadores en nuestro medio. Por eso quise aprovechar la ocasión para hablar de la importancia de la “formación técnico pedagógica” que debe tener el entrenador para formar verdaderos campeones.

En el momento más importante de la conversación me dijo lo siguiente: “Hay entrenadores que nacen con la vocación de maestros, y tu naciste con ese privilegio porque supiste combinar la Pedagogía con la Técnica del Voleibol y eso te dio grandes resultados en tu trabajo como docente y entrenador". Estas palabras de reconocimiento a mi labor las recibí con muchas humildad porque aprendimos a través de nuestra profesión que el Entrenador entre más conoce, es más humilde y eso lo hace ser el mejor entre los demás. Pero lo más importante de la charla fue que me sirvió para elaborar el presente el artículo.

Cuando tuve el privilegio de entrenar a una gran cantidad de alumnos en el deporte del Voleibol, me hice estas dos preguntas ¿Qué clase de entrenador debo ser yo? ¿Qué debo hacer para que estos jóvenes se conviertan mañana en verdaderos campeones?. Si actuaba como entrenador los estaba entrenando solo para el Voleibol y no los estaba preparando para vencer los obstáculos que se podían presentar en la vida para ser los mejores; si pensaba como educador, podía enseñarles cosas distintas de la técnica y la táctica porque la formación integral debía ser tan importante como los éxitos que pudieran lograr. Por eso llegué a la conclusión que la técnica y la táctica que les iba a enseñar para ser campeones les iba a servir por poco tiempo, mientras la buena formación sólida en valores éticos de conducta, la podían conservar para toda la vida, es decir, trataba de buscar un equilibrio entre la formación deportiva y la formación humana de mi alumno. Con esta filosofía de enseñanza logré formar grandes deportistas, pero por sobre todo verdaderas personas.

A lo largo de tantos años de trabajo, tuve la oportunidad de preparar equipos de distintas características; algunos obtuvieron grandes logros, otros no; algunos grupos también se caracterizaban porque en ellos confluían jóvenes de todas las clases socioeconómicas, sin embargo lo que más los distinguía era el espíritu de colectividad, de armonía y por sobre todo de amor por lo que hacían y los deseos de salir adelante en la vida. Hoy veo con orgullo que mi filosofía se cumplió y está demás reiterar los nombres de esos grandes profesionales de hoy día que hicieron parte de cada proceso.

Estas experiencias que les he contado, más como educador que como entrenador, es para demostrar con hechos lo importante que es para un entrenador tener una buena formación técnico pedagógica que le va a servir para desarrollar un proceso “docente educativo”, ya que tiene que saber que las medallas y los títulos son importantes, pero lo es más, la necesidad de formar verdaderos “Campeones de la vida”. Si nos preguntamos ¿cómo debo formar a mis alumnos para que mañana sean los mejores? La respuesta está en la mente de cada entrenador que fácilmente lo puede convertir en formador de verdaderos campeones o “destructor de talentos deportivos”. Espero que aquellos que hayan leído este artículo hayan nacido también con la vocación de ser maestros.


Pedagogía y técnica en el deporte del voleibol
Northon Madrid Picot
ENTRENADOR FIVB NIVEL III CON ENFASIS EN BIOMECANICA