domingo, 21 de abril de 2013

Moisés y Jesús: verdaderos líderes sociales

“Bienventurado los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos quedaran plenamente saciados” Jesus (Mateo 5:1-7:21)


Durante los días de semana santa al escuchar y ver algunas narraciones bíblicas sobre las acciones y palabras de los profetas Moisés y Jesús, considerados como los líderes más grandes de la historia, reflexioné sobre su comportamiento ético individual y social, comparándolos con la conducta de los mal llamados líderes políticos de Colombia.


Moisés, es considerado como un verdadero líder social de la antigüedad, nacido en una familia hebrea, salvado de las aguas del Río Nilo por la hija del faraón, pudo ser el heredero de la corona, pero al conocer su origen familiar,  tomó conciencia de su razón de “Ser” y como visionario sintió el deber y la responsabilidad de liberar a su pueblo de los abusos , la denigración, la pobreza y la esclavitud. Con su liderazgo condujo a millones de personas por el desierto hacia Palestina la tierra prometida, con su ejemplo les enseñaba, mostrándoles “el camino” propiciaba la participación, la comunicación y la confianza para así lograr el objetivo.

Jesús, anunciado por el profeta Juan el Bautista, como el Redentor que había de llegar , nació en Nazaret, de familia muy pobre, sus padres José “El carpintero y María, hermano de Santiago, Judas y Simón, indicado por su madre María como la “Buena noticia”: el baja de su trono a los poderosos, y eleva a los humildes, llena de bienes a los hambrientos y a los ricos, los despide vacío (Lc. 52-53) otras evidencias de su liderazgo social se pueden apreciar en las palabras del Sermón del Monte cuando le dice a las personas, “Bienaventurados”: los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos quedarán plenamente saciados”…. (Mateo 5: 1-7:21).

En los diferentes contextos de vida de Moisés y Jesús se puede observar la humildad, sus vivencias y sentimientos de bondad por los pobres. Cabe aquí preguntar ¿Por qué estos dos verdaderos líderes no usaron habilidades de líderes para su uso personal o familiar? ¿Cuál es la diferencia entre estos líderes profetas y los políticos y gobernantes de nuestro país?.

De acuerdo a los últimos informes estadísticos en Colombia existen más de 20.000.000 millones de personas que viven en la pobreza y más de 7.000.000 millones en la indigencia extrema por carecer de alimento, salud, educación, empleo y vivienda,  lo que origina la VIOLENCIA Y CONFLICTOS manifestada en los asesinatos, robos, secuestros, venta de drogas, conformación de grupos armados.

Paralelamente a estas familia vive un pequeño grupo “ élite”,   Oligárquico, conformado por las familias de expresidentes, senadores, representantes, gobernadores, alcaldes, ministros  y otros administradores, son los “mismos con los mismas” que periódicamente con el poder que les da el “dinero” para manipular y engañar a los pobres,  son los que siempre están gobernando, apropiándose de manera deshonesta y corrupta de las regalías y presupuestos asignados a los programas diseñados para satisfacer las necesidades de los pobres,  la desigualdad e inequidad social entre pobres y ricos es abismal: los ricos cometen toda clase de delitos como crímenes, conformación de grupos paramilitares, conexiones y participación con el narcotráfico, pero casi nunca se les condena porque tiene para pagar los mejores abogados o compran a los congresistas para que aprueben o modifiquen las leyes para favorecer a de la clase dominante.

En Colombia en los diferentes contextos sociales” se siente la frustración al percibir en sectores de la sociedad la corrupción que corre como un mal peor que la propia violencia generada por los grupos armados (“Periódico el Colombiano, 2003)” ¿Qué soluciones pueden ofrecer estos mal llamados “líderes políticos” con su doble moral y doble discurso a los problemas de pobreza y la paz en nuestra patria?, cuando ellos, son los generadores de los conflictos y violencia.

Por todo lo aquí  planteado se necesita de una educación de calidad integral para:

Cambiar la actitud y mentalidad de nuestros ciudadanos.
Formar seres humanos con principios éticos y valores morales, respetuosos de los derechos humanos, cumplidores de sus deberes.
Formación de servicios públicos, con actitud de transparencia, humildad y justicia; que propicien la participación del pueblo en la solución de los problemas sociales, pero sobre todo que al igual que Moisés y Jesús, sean humilde, responsables, justo y promuevan el amor, la paz, la justicia y la libertad.

“En cuanto alguien comprende  que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía quede dominarla”:

Por lo tanto; el incremento de las fuerzas militares y de la policía no son la solución a los problemas sociales de pobreza y de violencia. La paz  se podrá lograr con la buena voluntad de todos los Colombianos, cuando dispongan el odio y la violencia llenando su ser con buenos sentimientos y sanas decisiones en favor de los desprotegidos.

Félix Ponce Castro
felixponcecastro@gmail.com
Docente- Psicólogo