lunes, 30 de septiembre de 2013

Himno del 11 de noviembre en Cartagena

Fiestas populares en Colombia


"La fiesta pone al hombre a participar y a comulgar
con los valores que le dan sentido a su existencia
religiosa y política, nada más práctico que recordar
una hazaña con alegría y colorido"
Octavio Paz

 Se ha desatado un debate en relación con una situación que se viene presentando  tanto en la ciudad de Barranquilla como en Cartagena y es que anualmente se  estrenan himnos para las festividades tanto de los carnavales como las del 11 de Noviembre o Fiestas de la Independencia.

Para este año 2013 se ha escogido como himno de las festividades novembrinas el tema “La Fantástica”,  de Carlos Vives, exactamente no sé de donde viene la idea, pero lo que si es cierto es que la clase política de estas dos ciudades no da puntada sin dedal o como se suele decir en nuestro medio: "Detrás de las bambalinas hay alguien que está rasguñando al gato".


¿Cuál es el interés de borrar por decreto toda una tradición popular?

Cuando algunos miembros del comité  de las fiestas del carnaval de Barranquilla se acercaron al maestro Antonio María Peñaloza  pidiéndole que inscribiera uno de sus temas musicales para concursar en la escogencia del himno del carnaval, este les recriminó diciéndoles: “Ese himno ya existe y se llama Te Olvidé”.

Podrán ustedes imaginarse lo que ha deleitado el pueblo barranquillero ese tema cantado por Alberto Fernández. Muchos gestores culturales y les garantizo que la gran mayoría del pueblo cartagenero y haga la prueba si quiere, no van a aceptar que de su imaginario colectivo le quiten  el tema del maestro Clímaco Sarmiento “El pie pelúocomo himno tradicional de las fiestas del 11 de Noviembre  como se les decía antes o fiestas de la Independencia como se les dice ahora.

¿A quién no se le ponen los pelos de punta cuando lo oye así sea fuera de la temporada novembrina?

Otra cosita es que a usted no se le ocurra decirle a los cordobeses que se les va a suprimir a María Barilla como himno popular de todas sus fiestas o llegar a Sincelejo y decirles que el tema del maestro Rubén Darío Salcedo “Ya llegó el 20 de Enero” va a ser suprimido de sus fiestas o pretender que “La cumbia Cienaguera” dejará de ser lo distintivo para las fiesta de toda una región del Magdalena. O llegar a Magangué y decir que “La Estereofónica” del maestro Cogollo con la orquesta de Manuel Villanueva ya deja de ser el gran recuerdo de los magangueleños de cepa, capa y espada.

Esta revolución hay que hacerla con pachanga, así dijo El Che Guevara, cuando se dio cuenta que algunos dirigentes pretendían eliminar los carnavales, aduciendo que las fiestas alienaban al pueblo, no sabiendo que eso violentaba toda una tradición popular, sedimentada en centenares de años en la memoria colectiva del pueblo cubano, inclusive en su memoria histórica y por lo tanto la fiesta sobre todo cuando es conmemorativa y celebrativa hace parte de lo más profundo del sentimiento popular, porque es para este caso el recuerdo festivo de gestas históricas

Por otro lado, uno observa con beneplácito como casi todos los pueblos representados en sus gobernantes, siempre procuran proteger sus elementos culturales, así pudimos presenciar que cuando se realizaron las olimpiadas de Beijín, los chinos les mostraron al mundo lo más sacro-ancestral que ellos tienen como lo es la Danza del Dragón, que ya lleva 2.500 años de historia. Lo mismo sucedió en Cuba cuando conmemoraron los 50 años de su Revolución Socialista con ritmo de conga y rumba.

Venezuela tiene dos himnos, uno patriótico cuya letra es el poema “Que Viva el Bravo Pueblo” de Vicente Salas con música de Juan José Landaeta y otro  que vertebra en el sentimiento popular y es “Alma Llanera” de Rafael Bolívar Coronado, con arreglos de Pedro Elías Gutiérrez y que lo promoviera la voz de Simón Díaz. Quisiera saber lo que le pudiera suceder a algún intruso que se atreviera a proponerles a los venezolanos cualquier cambio en sus himnos

Lo que tenemos que emular fue lo que hizo la Asamblea Departamental del Meta, que en 1.979 dispuso que un tema del repertorio popular como “Ay Mi Llanura” de Arnulfo Briceño, fuera consagrado como himno de ese departamento

“La Katiuska” en Rusia será el aire folclórico que seguirá engalanando las más de 50 festividades populares de ese país.

No tenemos nada contra Carlos Vives quien por cierto ha sabido enaltecer nuestra música en el exterior, pero también creemos que el maestro Clímaco Sarmiento no puede bajo ningún pretexto ser desbancado de su pedestal que se ganó con el enorme peso de la HISTORIA MUSICAL CARTAGENERA.

Pellízcate pueblo… con alicate

Himnos festivos en Colombia.
Rogelio España Vera
rogelioespavera@gmail.com
Escritor, investigador y docente bolivarense.
Cartagena de Indias Co.