viernes, 15 de noviembre de 2013

Exigencia, calidad, disciplina y compromiso

Un granito de arena.


Por encima de la controversia suscitada entre “rajadores” y holísticos”; más allá del “anonadamiento” y la “perplejidad” ante unos planteamientos que muestran la labor docente como algo desfasado y propio de siglos anteriores; haciéndole frente a una norma, polémica, que se apoya en un acta validada con firmas extemporáneas para dar vida a un mico (escapado de los afanes gastronómicos de los nativos de San Juan Nepomuceno) que se transmuta en un orangután, propiciador de la mediocridad, el facilismo y la dejadez de los estudiantes.

“Como vamos hacia abajo, vamos cayendo, entonces, nos acomodamos para que el golpe de la caída no sea tan fuerte” es el sofisma que sustenta la susodicha norma, “que le duele” la situación pauperizada de la mayoría de los estudiantes. Le acompaña el prejuicio pesimista según el cual “ ellos no pueden, porque vienen de donde vienen…” que bajo la premisa de la lástima y una compasión mal entendida, lleva a asumir una actitud blandengue y alcahueta que corrompe y daña el alma de niños y jóvenes al afianzarles una baja valoración de sí mismos y de su entorno.

Craso error: dadas sus condiciones de vida difíciles, requieren que se les estimule y motive hasta formarlos como unos guerreros, luchadores y combatientes que se crecen, fortalecidos, frente a la adversidad, dotados de las herramientas que los hace competentes dentro de una Institución que tiene como Misión y Visión ofrecerle líderes a la sociedad.

El conocimiento que se alcanza en un proceso educativo comprometido, libera. Hace posible la construcción de la esperanza que el futuro debe y tiene que ser mejor, cuando se elabora sobre las bases del pasado que se acepta para superar el presente.

Si la razón de ser de la Escuela es la formación, la academia es, entonces, el motor que impulsa todos los procesos y los encamina hacia los objetivos trazados. Apoyados en el espíritu de la Ley General de la Educación, sabemos que el Gobierno Escolar debe ceñirse al cumplimiento cabal de sus funciones. Aquí radica la clave del éxito o del fracaso de la gestión de todas las instituciones educativas:

  • Si el Consejo Directivo, administra y traza las líneas de acción que enmarcan el horizonte institucional;
  • Si el Ente Directivo, ejecuta, gestiona, lidera, supervisa, evalúa y aplica correctivos;
  • Si el Consejo Académico, es dinámico, propositivo y asume con creatividad su rol como instancia participativa que determina el manejo pedagógico en todas sus vertientes, dándole vida al Proyecto Educativo Institucional ;
  • Si la Asociación y el Consejo de Padres, asumen con responsabilidad sus deberes de colaborar activamente en la formación de sus hijos.
  • Si la Personería y el Consejo Estudiantil van más allá de las campañas que debería liderar el equipo psicosocial y se convierten en agentes activos de su propia educación.
Todo cambiaría.

Propuestas

Culminar este año escolar con una jornada de autocrítica desde todos los estamentos de la comunidad educativa: es necesario realizar el ejercicio de repensar al INEM; evaluar la vigencia de su filosofía, rescatar los principios que inspiraron sus logros y adecuar al contexto actual las acciones administrativas, directivas, pedagógicas y de convivencia que propendan por el fortalecimiento institucional. Renovación, transformación o catástrofe.
  • Reactivar el Gobierno Escolar exigiendo el cumplimiento específico de cada ente.
  • Incentivar, apoyar y rodear solidariamente al señor Rector en sus funciones de Gestión – Liderazgo – Administración – Evaluación.
  • Revisión y contextualización del PEI: que atienda –desde el modelo pedagógico adoptado- a las necesidades y las condiciones de la comunidad.
  • Diseño Curricular: apoyar la interdisciplinariedad y la transversalidad desde todas las áreas del conocimiento y todos los grados enfatizar en Lectura- Escritura, Razonamiento Lógico y Matemático, Ética y Formación en Valores. Además de la actualización del Plan de Estudios.
  • Mortalidad Académica 2013: eximir a los estudiantes de Grado 11 del porcentaje de mortalidad para aplicarlo - con todo rigor- a los estudiantes de Grado 10 y Grado 9. Se depuran y se les cambia la mentalidad a las próximas promociones.
  • Hacer obligatoria (supervisadas por las Coordinaciones) LA EVALUACION CON PRUEBAS TIPO ICFES en todas las áreas y todos los grados, con fechas determinadas en el calendario.
  • Concientizar a los padres de familia de la necesidad de acompañar y apoyar más y mejor el proceso educativo.
Como dije al comienzo es este sólo un pequeño aporte porque no podemos quedarnos con los brazos cruzados ni bajar la guardia ante la inminencia de los cambios que exige la dinámica del tiempo. Decía alguien que” SE HA ALCANZADO LA EXCELENCIA COMO LIDER, CUANDO LA GENTE LO SIGUE A UNO A TODAS PARTES AUNQUE SEA SÓLO POR CURIOSIDAD”.

Juan José Romero Parra. www.ocenteinem.org
JUAN JOSÉ ROMERO PARRA
jjromeroparra@hotmail.com
Cartagena, 4 de noviembre de 2013