martes, 8 de abril de 2014

Cumbia o Vallenato

"Si oía aquella música, la sangre se me prendía y mi cuerpo se levantaba como una diosa en orgía." Poeta Juan B. Villalobos


A raiz de que el vallenato fuera declarado patrimonio inmaterial de Colombia, el gran compositor de Valledupar, Gustavo Gutiérrez Cabello, le manifestó a los medios televisivos que el vallenato es la música que representa a Colombia en el exterior.

La expresión viene de una persona respetada y reconocida en el mundo musical, pero no por eso es que sea tan verídico, porque cuando la UNESCO consideró a la cumbia como la música que identifica a Colombia, lo hizo sobre la base de hacer parte no solo a la memoria colectiva de los colombianos sino también de su memoria histórica.


Hoy día hay una polémica no decantada acerca del orígen de la cumbia, porque el gran investigador Orlando Fals Borda y acolitado por el compositor más grande que ha dado el país, José Benito Barros Palomino, plantearon que ella apareció en la región de Pocabuy, mientras que el médico investigador Jaime Eduardo Camargo Franco y la folcloróloga María del Pilar Jiménez González, decían que ella apareció en Cartagena o Ciénaga Magdalena.

Don Jesús Cárdenas de la Ossa en una de sus tantas intervenciones en la tertulia de los jueves organizado por la Asociación de Escritores de la Costa, planteó que en 1.770 ya se bailaba cumbia en las playas de Marbella, pero como el bullicio no dejaba dormir a los blancos señores, entonces un gobernador las prohibió y los negros e indios, tuvieron que trasladarse a las faldas del Cerro de la Popa, pero lo que nunca llegaron a saber estos señores era que sus hijas se escapaban de noche a bailar tan pegajoso bullicio.

Por otro laso, el acordeón, pieza clave para hacer vallenato, apenas Cyril Démian lo estaba fabricando en 1.828, lo que demuestra a las claras que la cumbia tiene más tradición y eso fue lo que tuvo un peso específico para que fuera considerada la identidad musical de Colombia, porque no hay que olvidar que las élites sociales andinas hacían ingentes esfuerzos para que ese digno mérito lo tuviera el pasillo.

Ahora si queremos renunciar a ella, no nos debe preocupar tanto, porque en Perú ha y 150 grupos artísticos haciendo cumbia y la han llevado fuera de su país, diciendo que en Coombia no la han sabido apreciar y en México andan diciendo que van a remplazar a la ranchera por la cumbia, porque ella nació en México.

Estando las cosa asi, entonces ¿que nos toca a los cumbiamberos?, ¿permitir que no sea ella que nos identifique?, ¿seguir permitiendo que mexicanos y peruanos le den el valor que no le hemos querido dar los colombianos?.

Yo, en mi lamento, me refugio escuchando mi Cumbia Cienaguera y la Pollera Colorá.

la Cumbia y el Vallenato en Colombia. Cuál fue primero?
Rogelio España Vera
rogelioespavera@gmail.com
Escritor, investigador y docente bolivarense.
Cartagena de Indias Co.