lunes, 12 de mayo de 2014

Madre divina y hermosa

Madre te daré solo cinco razones por las cuales te llevo como una impronta indeleble en mi rasgado y herido corazón. Te he amado desde el principio de los tiempos.

α-ω. Me has llevado en tu amoroso vientre por días y noches cósmicas con una imperturbabilidad angelical

α-ω. Has cargado en tus poderosos y hercúleos brazos mi herido cuerpo, durante milenios inacabables sin mostrar el más mínimo cansancio, emulando a el magnífico san pablo.

α-ω. He ido montado sobre tus hombros para visionar el futuro insondable de mi vida con asaz claridad y refulgencia mística.

α-ω. He alimentado mi débil cuerpo desde el inicio de los tiempos con el líquido más níveo que me has proporcionado y por ese alimento este cuerpo se ha mantenido incólume ante las adversidades.

α-ω. Has sido mi faro, mi guía y mi consejera imperecedera en los avatares del más maravilloso y puro de los actos humanos como es el amor.

α-ω. Por ti puedo cambiar las reglas de las cinco razones y esbozar la última de ellas. La sexta, bríndame el suficiente tiempo para contarte que esta razón es infinita, dado que no me alcanzarían los minutos, las horas, los días y los años de todas mis vidas para contarte una a una cada una de las miles y miles de inacabables razones por las que te amo.

Te regalo un infinito campo, tupido y túrgido, de hermosas flores

Inem Cartagena Colombia José Manuel Rodríguez Torices


José Francisco Guerrero Bardi
sajosbirda@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al weblog Docente INEM
Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con el artículo. Identifícate (email, nombre). Argumenta. No importa que no estés de acuerdo. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores. Acuérdate que es un weblog de educadores. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales no serán publicados y además borrados sin piedad. Gracias por tu aporte.