domingo, 22 de febrero de 2015

Sindicato Único de Educadores de Bolívar (SUDEB), Colombia. Breve historia.

Lucha sindical del Magisterio Bolivarense*


Las grandes huelgas de los trabajadores petroleros, bananeros, portuarios, navegantes de los principales ríos colombianos… en los años veinte, que tuvieron como suceso principal la “MASACRE DE LAS BANANERAS”, ocurrida el 6 de diciembre de 1928, durante el gobierno conservador del Dr. Miguel Abadía Méndez, motivaron el surgimiento de muchos sindicatos de trabajadores de los sectores privado y artesanal; pero es sólo al despuntar los años treinta, durante los gobiernos de la llamada “República Liberal”- 1930 – 1946, y particularmente en el primero de Alfonso López Pumarejo (1934 – 1938), bautizado como “La Revolución en Marcha”, cuando se organizan algunos sindicatos del sector oficial, entre ellos los de educadores, como es el caso de la ASOCIACIÓN DE MAESTROS DE BOLÍVAR en 1938, la primera de su género en la Costa Atlántica, la cual agrupaba inicialmente los docentes de primaria y algunos de secundaria que prestaban sus servicios en el Bolívar Grande, que comprendía los actuales territorios de Bolívar, Córdoba y Sucre, obteniendo personería jurídica mediante Resolución No. 142 del 23 de abril de 1945, fecha que se ha considerado como la de su fundación.

Imágen: Moises Roberto Venner Pomares

Dada la influencia que la Federación de Trabajadores de Bolívar- FETRABOL- filial de la Confederación de Trabajadores de Colombia CTC, primera Central Obrera del país, ejerció en la organización sindical de las maestras y maestros, su sede, ubicada en la Escuela Lácides Segovia de la Calle Larga del barrio de Getsemaní, fue también su primera sede, donde se efectuaban unas especies de tertulias sobre los acontecimientos sociales y políticos de la ciudad y se adelantaban algunas diligencias en materia de pago de salarios, muchas veces representado en canastas de ron y pacas de tabaco o cigarros – Estado cantinero -, tales eran las principales actividades de los fundadores, entre los que se encontraban los Mendoza, los Almanza, Marimón, entre otros, quienes muy pronto tuvieron que clandestinizarse dada la persecución liberal- conservadora de la época de la violencia que se vivió entre 1948 y 1958, antes de iniciarse el período del Frente Nacional.

Pese a los sucesos de la Revolución Cubana en 1958 y de la fundación de FECODE el 24 de marzo de 1959, más la dura represión de los gobiernos del Frente Nacional -1958 – 1974, que tuvieron notoria incidencia en la cualificación política del movimiento sindical, las dirigentes de ADEMBOL en esa época – doña Ana Cruz de Posada era la presidenta – permanecieron bajo la influencia del bipartidismo, sin pasar a las filas del sindicalismo independiente en boga por esos tiempos, lo que explica a groso modo el rezago histórico en el contenido de nuestras luchas de los tiempos iniciales, incluso luego de la Marcha del Hambre (1966), a pesar de haber participado en ella bajo la presidencia de la compañera Rosa Salcedo de Herrera. Habría que esperar la llegada de Eudes Valiente Villero a la Junta Directiva (finales de 1966) para que ADEMBOL se insertara un poco al torrente de la lucha político sindical que ya se venía dando en FECODE.

Ese salto tuvo su máxima expresión en el paro Nacional contra el Estatuto Docente de Pastrana-Galán en 1972, cuando después de haber realizado una gran manifestación en el Camellón de los Mártires, fueron capturados por soldados de la Infantería de Marina el joven directivo Luis Carlos Fuentes Pérez y los activistas Víctor Manuel Aldana Sierra y Adalberto Ríos Pino, a quién le habían roto la cabeza con la culata de un fusil, entre otros, y cuando eran conducidos hacia el Permanente Departamental, viejo claustro donde hoy funciona el Hotel Santa Teresita, la fiscal de la Junta Directiva, Noris Tous Pérez, se aferró a la parte trasera del camión que los llevaba, rodando por toda la Avenida Luís Carlos López hasta el antiguo Hospital Naval, ultraje que enardeció los ánimos del magisterio, que en muchedumbre llegaron hasta el Permanente de Policía y empujando puertas y barrotes de las rejas, exigieron libertad inmediata de los retenidos, logrando su objetivo a los pocos minutos, lo que desbordó el júbilo colectivo y llevándolos en sus hombros, recorrieron el centro de la ciudad hasta el Parque de Bolívar.

A partir de ese episodio ADEMBOL participó activamente en todas las luchas del gremio, como protagonista de primera línea, en la conquista del Estatuto Docente, del Subsidio familiar, del Régimen Especial y el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio y en el gran logro de la Ley General de Educación (Ley 115/94), cuyo proyecto elaborado por FECODE y presentado al Congreso de la República, fue aprobado en el XV Congreso Nacional Federal realizado en la ciudad de Cartagena en octubre de 1992, presidido por Luis Carlos Fuentes Pérez en su calidad de Presidente del Sindicato Sede.

El X Congreso Federal de FECODE realizado en la ciudad de Cúcuta en agosto de 1975 tomó entre otras, la decisión de realizar un proceso de fusión de todas las organizaciones del magisterio a su alrededor, creando primero los Comités de Integración Sindical de los Trabajadores de la Educación –CISTE – en cada región del país y a partir de éstos convertir a FECODE en el Sindicato Único de los Trabajadores de la Educación, lo cual debía producirse en el III Congreso Extraordinario de la Federación que se realizaría en 1977 en San Andrés, el cual nunca se hizo. El proceso CISTE en Bolívar se cumplió en 9 años: -1975-1984. Primero los Sindicatos Nacionales existentes en Bolívar, como ACPES, ANDEPET y ACEINEM se integraron en ACPES, luego ésta se integró en APROSEBOL, quedando toda la Secundaria en Aprosebol, y finalmente ésta se fusionaría con ADEMBOL (Primaria) en asamblea de fusión que se llevó a cabo en octubre de 1984 en Los Lagos, donde además de fusionarse APROSEBOL en ADEMBOL, se aprobó una reforma de los Estatutos de ADEMBOL, la cual cambió su nombre por el de Sindicato Único de Educadores de Bolívar – SUDEB- que aplica a partir de 1988.

Antes de la fusión ADEMBOL funcionaba en “La Casa del Maestro” pagada por el departamento y ubicada en el 2º piso de la Librería Perdomo, esquina de las calles Estanco del Tabaco con la Vicente García en el centro histórico de la ciudad, la cual tuvimos que abandonar en 1976, siendo Presidente Fermín Berrio, porque el gobierno dejó de pagar y nos trasladamos al 2º piso de la esquina de la Calle del Cuartel con Factoría, de la que también tuvimos que salir en tiempos de la Presidenta Amanda Gordón, pues los $5.00 que pagaba cada afiliado como cuota mensual no alcanzaban para los gastos de arriendo, servicios y otros, pues apenas recibíamos $15.000 mensuales por los 3.000 afiliados que teníamos en todo el departamento.

Fue entonces cuando obtuvimos la mano tendida de los compañeros del Sindicato de trabajadores de la Caja Agraria, presidido por el compañero Vital Berrio Hermohechea y posteriormente de los compañeros de Sittelecóm, bajo la presidencia del compañero Jaime Meza de la Ossa, quienes nos alojaron en su oficina del tercer piso de la Caja Agraria donde ellos funcionaban, y cediéndonos la mitad de su sede sindical en la calle 2ª de La Magdalena del barrio Getsemaní, respectivamente, de lo cual los educadores estaremos eternamente agradecidos por esos grandes ejemplos de solidaridad de clase, compañerismo y fraternidad, antes que el gobierno nacional vendiera Telecom a la multinacional mejicana de Carlos Slim y privatizara por asalto a la Caja Agraria, luego de quebrarla con auto préstamos y otras artimañas de la voracidad capitalista en los preludios del capitalismo Salvaje que caracteriza el modelo Aperturista que en 25 años arrasó la producción agrícola e industrial del país, obligándonos a importar todo lo que antes producíamos, con el consecuente perjuicio para nuestra economía.

Para Vital Berrio y Jaime Meza, con todos sus compañeros de juntas, nuestra gratitud y admiración. Su ejemplo lo hemos puesto en práctica cuando luego de haber adquirido nuestra propia sede en 1989, bajo la presidencia del compañero Fuentes, recibimos a nuestros compañeros de la Asociación de Maestros Jubilados de Bolívar, Amajubol, en los tiempos de ese gigante Presidente que fue el profesor Maturana, hasta cuando ellos adquirieron su propia sede en la calle 2ª de Badillo.

Es bueno reseñar que a lo largo de su historia el SUDEB ha conocido la existencia de movimientos y tendencias que se han dado a su interior, dejando huellas muy significativas, como la iniciativa del compañero Eudes Valiente aprobada en el IX Congreso Federal realizado a principio de los años 70 en Ibagué, en el sentido de organizar a FECODE en Bloques Regionales del Magisterio para imprimir dinámica regional al Gremio, Así nació el Bloque Regional Costeño cuyo primer y único presidente coordinador fue el propio Eudes Valiente, el cual logró realizar dos encuentros, uno en Barraquilla y otro en Montería en 1975; la aparición del Movimiento Maestros de Base, organizado por el compañero Fuentes, con el cual llegó a la directiva de ADEMBOL en 1970, permaneciendo en ella consecutivamente hasta 2007 cuando hubo de retirarse para ejercer el cargo de diputado a la Asamblea de Bolívar (2008-2011), este movimiento fue reforzado con la llegada de compañeros como Héctor Soto, Medardo Hernández, Álvaro Jiménez, Humberto Mendoza, Arnold Arrieta, Edinson Posso en el año 1977, además de Amanda Gordón, Víctor Aldana, Jeannette Meléndez…, cambiando su nombre por el de Frente Magisterial Nuevo Educador, hoy Frente de Educadores Tribuna Magisterial, liderado por Medardo Hernández, Pastora Dueñas, Eliceded Mena, Javier Camargo, Luis Ramón Pájaro , César Madrid y Humberto Mendoza, en Bolívar; el Frente Socialista de Maestros de Bolívar, Fresmabol, que liderado por el dirigentes Fermín Berrio Paternina, llevó a la directiva de ADEMBOL en 1975 al propio Fermín, Olga Villegas, Juan Arellano, Ignacio Herrera, Manuel Aguilar, Pedro Tapias y otros; el Movimiento de Maestras Independientes lideradas por Zoila Díaz de López, directiva de ADEMBOL en 1975, María Anaya de Blanquiceth y Alba Montes de Cabarcas, entre otras; el Frente Unitario de Educadores de Bolívar FUEB, representado por Ismael Ortega, Elena Palacín, Josefina Troconis, Guillermo González, Orlando Arrieta, entre otros. Todos han contribuido a la grandeza que ha alcanzado el SUDEB en estos 70 años de lucha.

El SUDEB fue la primera filial de FECODE en realizar un paro de protesta contra la contratación de los servicios médicos, por haber sido escogida la antigua Clínica Vargas (Hoy Clínica San José) de Torices, y en medio del mismo fue asesinado el primer educador de Bolívar, el compañero VICTOR VELÁSQUEZ PADILLA el 20 de febrero de 1991, cuando regresaba de San Estanislao, de cuya subdirectiva era presidente. Con él han sido 18 víctimas de esta absurda violencia las que ha puesto nuestro departamento, siendo el último el compañero Gabriel Quintana, asesinado en el aula de clases frente a sus estudiantes, curiosamente en la I.E Mauricio Nelson Visbal del mismo municipio de San Estanislao. Pero también debemos resaltar que el SUDEB es hoy una de las fortalezas de FECODE, con sus más de 10.000 afiliados, y haber contribuido a su dirección con el aporte de tres Ejecutivos, Luís Carlos Fuentes Pérez, Medardo Hernández Baldiris en dos períodos y ahora Luis Alberto Mendoza Periñán.

Al cumplirse el próximo 23 de abril los primeros 70 años de lucha continua, quisiéramos rendir merecido homenaje a sus presidentes Ana Cruz de Posada 14 años, Rosa Salcedo de Herrera 4 años, Eudes valiente Villero 11 años, Fermín Berrío Paternina 3 años, Amanda Gordón Jaramillo 2 años, Luís Carlos Fuentes Pérez 27 años, Luís Alberto Mendoza Periñán 6 años y Medardo Hernández Baldiris quién es el actual desde mediados de 2013.

Al igual que resaltar el papel jugado por Elena Palacín de Insignares , Josefina Troconis Blanco y Olga Villegas Robles de Adembol; Manuel María Maturana Martínez, Alberto Gómez Santoya, Marco Tulio Blanco Romero, Alfonso Arce Morales, Atilio Vásquez Suárez, Piedad Olier Bueno, de Aprosebol; María Villegas Robles, de Acpes; Ismael Ortega Arrieta, Simón Aschook, Nilva Galván Barros, María Teresa Quintana Laverde, Fernando Velásquez Cowan, Gustavo Paternina y Elpidio Robledo de Aceinem, y tantos otros compañeros y compañeras que hicieron valiosos aportes a esta causa sindical y política. ¡Vaya para todos ellos nuestros sinceros agradecimientos por sus valiosos ejemplos y enseñanzas! ¡Feliz Aniversario querida Organización!

*Fragmento del libro en proceso BREVE HISTORIA DE LA ORGANIZACIÓN Y LUCHAS DEL MAGISTERIO COLOMBIANO. – de nuestra autoría.

Con mucho cariño y gratitud,

Historia sindical del magisterio bolivarense. Breve historia del SUDEB
LUIS CARLOS FUENTES PÉREZ
lucarfupe@hotmail.com