sábado, 7 de noviembre de 2015

La autoevaluación en la escuela




“Enseñar es una provocación, aprender es un reto”

F. Alexander Pedraza Tijaro[1]
Cómo evaluar en las escuelas Colombianas
Prescolar INEM Cartagena

¿Cómo nos fue? Por estos días de fin de año escolar, fiestas y evaluaciones de todo tipo, en la escuela se hace necesario hacer balances tanto de los  procesos del año como de los del desarrollo curricular a lo largo de la experiencia educativa de cada uno de los actores adscritos a la institución. 

Por ello preguntar por el ¿cómo nos fue?, conlleva el indagar en torno al  porqué del resultado y su relación con los cómos del proceso, esto debe ser un a priori, en aras de ser mejores; no se busca con ello certificaciones o des certificaciones, solo se busca hacer una mirada crítica de las prácticas  de diferente orden al interior de la institución escolar, con la intencionalidad de reflexión, proposición y acción, ello permite hacer camino hacia los fines de la institución, manifiestos en su visión, misión y perfil de egreso de los estudiantes.

El trabajo de autoevaluación crítica hace que la institución se mire y se compare consigo misma, en su devenir histórico y con las otras instituciones del mismo orden a nivel local y nacional. Los criterios básicos de la autoevaluación han de dar cuenta de los procesos correspondientes a las áreas de:
·         Gestión directiva
·         Gestión académica
·         Gestión administrativa y financiera
·         Gestión de la comunidad

También se debe acoger para el análisis los resultados de la prueba censal y de las muestrales del ICFES, aplicadas en diferentes momentos del proceso escolar (3 – 5 – 7 – 9 – 11) y el Índice Sintético de Calidad, de esta manera podemos con referentes claros abordar el reto de auto evaluarnos.

El resultado de la autoevaluación debe darnos a estudiantes, profesores, directivos docentes, familias y sociedad la posibilidad de mantener, cambiar, reconocer e innovar en nuestras prácticas dentro de la escuela.

Y no podría ser de otro modo si se asume que  el éxito de los estudiantes debiera ser el éxito del docente, del directivo, de la familia, de la comunidad a la que pertenece y en general de la sociedad y la cultura de Colombia y porque no afirmarlo de la especie y de nuestra nave espacial: La Tierra.

No sobra en este proceso recordar que la escuela según lo demostró Bourdieu, P. es una institución de clasación social, por ello desde una postura ético-política hemos de tener presente cómo desde nuestras prácticas estamos contribuyendo a la emancipación y trascendencia o al mantenimiento del statu quo.

Finalmente es necesario tener presente que la escuela puede ser el lugar del dispositivo de poder, que posibilite un ir más allá dialógico socio – cultural humanizante o el que amaestre, dogmatice, excluya, homogenice, lumpenice al SER, todo depende de la claridad que tengamos del qué hacemos, para qué lo hacemos y a qué estructura socio-política-económica-cultural servimos.
Cartagena, Noviembre de 2015





[1] Coordinador INEM Cartagena, Mg. En Desarrollo Educativo y Social, Licenciado en Educación Física. fapedraza@yahoo.es  Twitter: @fapedraza1