miércoles, 2 de diciembre de 2015

La bacanería de Transcaribe

"Diez años es mucho tiempo y aún falta. Ha quedado en el pavimento un intenso reguero de desconfianza y ‘mediohuevez extrema’ total."

Lo más bacano del Sistema de Transporte Masivo Transcaribe en Cartagena de Indias, Colombia —algo parecido a Transmilenio en Bogotá—, son los buses. De verdad, son bien hermosos. El color, espectacular, sobre todo cuando les pega el sol. Son los más bonitos de todo el país. Transmiten un luz diferente y agradable. También es muy bacano que hayan ampliado la avenida Pedro de Heredia en algunos sectores. Pero lo mejor: nos ilusionaron a todos.

Ese pedazo, donde está la estación de la Bodeguita, el muelle del mismo nombre y la cúpula de San Pedro, es salido de una ciudad de ensueño, especialmente cuando se observa en perspectiva desde el muelle de Marina Todomar. Sencillamente se eriza la piel de la emoción.

Sistema de transporte masivo en Cartagena de Indias Colombia
Imágen: WWW

Diez años es mucho tiempo y aún falta. Ha quedado en el pavimento un intenso reguero de desconfianza y ‘mediohuevez extrema’ total. Una alcaldesa que se hizo la loca todo el tiempo, con funcionarios ‘sueltos de madrina’ y presos. Ni hablar del desastre del período administrativo entre el 1 de enero de 2012 y el 22 de julio de 2013.

'Cuellos de botella' —botellas pequeñas— cada 200 o 300 metros. ‘Cebras’ cada 10 metros, 58 luces de semáforos en el encantador triángulo: Hielo Imperial, El Tabarín y la Pacas —un amigo extranjero me dijo que parecía un árbol de navidad—. No hay rampas de acceso. A la gente le tocará tirarse al ιηƒιgнтιηg con los buses.

Lo que llaman el ‘patio portal’ no está listo, no han chatarrizado los buses. Los mototaxistas y los vendedores en los ‘pringas’ aguzados porque los están velando.

El ‘barbita’, como le dicen con cariño al alcalde actual, hizo lo suyo. Encontró el sistema en ruinas, y en busca del tiempo perdido, avanzó, intentado mostrar su competencia gerencial.

Difícil, porque el principal enemigo de Transcaribe es la incompetencia inercial de todos los que han liderado y conducido el sistema. Les quedó grande.

Siempre imaginamos que el proyecto lo manejarían expertos en el tema, gente especialista con formación científica, asesores de grandes proyectos de movilización en diferentes ciudades del mundo. Pero no, el más grande ѕтჃ de monicongos locales en la historia de Cartagena Colombia, hicieron y deshicieron. Como si manejaran la tienda del barrio. Toca conformarse con lo que quede. Y lo que falta. Si no, que lo diga Manolo.

Por Jivaro
jivaro@outlook.com