martes, 3 de diciembre de 2019

INEM Cartagena en los Juegos de la Confraternidad INEM-ITA 2019

El INEM Cartagena Colombia se alista para participar en los Juegos de la Confraternidad INEM-ITA 2019 que se realizan en Boyaca en diciembre de 2019. El fútbol sala presenta un equipo monstruoso. Prodigios. Fenómenos.


Uno de los anhelos de la delegación de Cartagena en los Juegos INEM-ITAS siempre ha sido el de figurar en todos los deportes, pero especialmente en el fútbol; sin embargo, en esta disciplina nunca se obtuvo nada trascendental las veces que fue inscrito el equipo al certamen nacional. Es más, las derrotas siempre fueron astronómicas. Todavía rondan en los pasillos de la institución anécdotas que cuentan episodios que caricaturizan esos momentos difíciles por los que atravesó el fútbol cartagenero en las diferentes ciudades sedes de los Juegos.

Preocupados por estos resultados un grupo de docentes recién venidos al INEM de Cartagena, retomaron en el 2009 el proyecto del fútbol, y en el año 2015, en vista de que los deportistas para esta disciplina no eran los suficientes para cubrir el mínimo de jugadores, el equipo fue inscrito en fútbol sala.


De pie de izquierda a derecha: Vega, Ramos, Cano, Polo, Tuirán, Puello. Inclinados de izquierda a derecha: Castillo, González, Zárate, Champeta Martínez, Chamorro y Blanco (El Patrón).

La primera participación de Futsala se hizo en Medellín. Del elenco verdiblanco hicieron parte algunos integrantes del antiguo equipo de fútbol, entre ellos Jorge Luis Mendoza, quien por lesión en el primer partido abandonó el torneo de ese año. Otro fue Néstor Martínez Núñez, conocido como “El Champeta”. De igual modo, Carlos Bustos Espinel, “El Bala”, José Mario González y Félix Cano, fungieron como emergentes.

De los nuevos jugadores que formaron parte de los Juegos en Medellín 2015, está Juan Carlos Tuirán, quien de manera intempestiva abandonó la concentración de la delegación de ese año, siendo reconvenido verbalmente por el Comité Disciplinario del Club. Los nombres de José Zárate, Eduard Ramos, Wilson Blanco y Cristian Sarabia también figuraron por primera vez en este certamen.

A pesar de que los resultados no estuvieron a la altura de las expectativas, las derrotas sufridas no fueron apabullantes como las de otrora en fútbol. No obstante, la experiencia acumulada sirvió para continuar la preparación, y de nuevo el equipo fue inscrito en el 2016 para los Juegos de Kennedy en Bogotá, justas en las que el equipo no superó la primera ronda eliminatoria y rápidamente fue eliminado por Kennedy y Manizales.

En el año 2018 se insiste de nuevo en Armenia, después de una disciplina sabatina de prácticas todo el año y en la que los integrantes del equipo nunca encontraron excusas para no asistir a las convocatorias que “El Patrón” hacía vía WhatsApp.

De Cartagena salimos convencidos que ese año dejaríamos de ser la “cenicienta” de los Juegos. Cuando la mañana del lunes 10 de diciembre saltaron a la cancha Edgar Vega, José Zárate, Juan Carlos Polo, Jairo Chamorro y Juan Carlos Tuirán, nadie imaginó en Armenia que Cartagena sería campeón invicto, sacaría la valla menos vencida y se alzaría con el trofeo de goleador.

Todavía está en la retina de los asistentes la cara de “no puede ser” de los manizalitas que vieron caer en cuatro ocasiones su valla, y la de los de Medellín ni para imaginarla cuando el gol de Jhon Castillo los dejó petrificados en medio de sus seguidores entusiastas.

Contra Armenia salió a relucir de nuevo la categoría del equipo que está para título, y los locales fueron superados fácilmente por los del “Corralito de Piedras”, cuatro goles a dos. La gambeta inusitada del “Chamo” y la potente derecha del capitán José Zárate mandaron a los anfitriones a recoger café antes de lo previsto.

En el partido frente a Santa Martha, saltó a la cancha “El Champeta”, símbolo de la delegación cartagenera, quien estuvo a punto de anotar un gol que se hubiera escuchado más allá de Salento y del Valle del Cocora.

En la final del sábado 15 frente a Kennedy, se esperaba que los heroicos, de acuerdo con lo visto en los partidos anteriores, dominarían a los rolos; sin embargo, no fue así. Un apretado dos a uno, marcó el pitazo final. La marcación férrea de los capitalinos sobre Jairo Chamorro, sirvió de cerrojo para que el goleador del torneo se fuera en blanco ese día, y en cambio, Tuirán y Castillo, al quedar libres de marcas, fueron los encargados de perforar la red contraria en dos ocasiones.


Por Wilson Blanco Narváez (El Patrón)
Coordinador INEM/Media Técnica/Deportista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al weblog Docente INEM
Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con el artículo. Identifícate (email, nombre). Argumenta. No importa que no estés de acuerdo. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores. Acuérdate que es un weblog de educadores. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales no serán publicados y además borrados sin piedad. Gracias por tu aporte.