viernes, 29 de mayo de 2020

La escuela en cuarentena

Un gran momento 


La escuela no cambiará el mundo, pero, sí la percepción del mundo.


En estos días de confinamiento, tenemos más tiempo para hablar con nosotros mismos y darnos algunas respuestas. No debemos olvidar que este gobierno (Colombia 2020) no ha cumplido los acuerdos. La inversión en educación ha sido recortada. La atención en salud es cada vez peor. Lograr citas para especialistas y recibir los medicamentos de manera oportuna se ha vuelto una odisea. Aparece la COVID 19, nos meten en las clases virtuales, y nos olvidamos de todo lo anterior.

Nos pasó como el adicto que, por dedicarse a un solo placer, se olvida del resto de placeres de la vida. La mayoría de los maestros son de la generación baby boomer, es decir, nacidos después de la Segunda Guerra Mundial entre 1960 y 1980. Son muy pocos los millennials y escasísimos los de la generación Z. Esto quiere decir que no nacieron inmersos en el mundo de la tecnología y la virtualidad, tienen menos dependencia con respecto al smartphone y al computador.

www.docenteinem.org

Pretender que tengan un excelente manejo con respecto a estos temas y que puedan desempeñar su trabajo a plena cabalidad de manera virtual, es un desacierto y desconsideración. Con razón, algunos dicen que ahora trabajan más y no les alcanza el tiempo, están tratando de aprender sobre la marcha y a esto se suma el estrés que les genera tener que llenar formatos y cumplir citas virtuales a las que no saben llegar porque no encuentran los caminos. Como quijotes, se hacen magia para superar esta inesperada coyuntura para la que nadie estaba preparado.

Los planes de estudio no fueron diseñados para desarrollarse de manera virtual, a esto se suman situaciones como:

* el 67% de los jóvenes que cursan grado once en los colegios públicos de Colombia, no cuentan con internet, ni con un computador en su casa.

* En zonas rurales, la cobertura de las redes 4G no alcanza el 10%.

* En las ciudades, en sectores de ingreso medio, la conexión de banda ancha colapsa cuando varios la utilizan para videoconferencias.

No es el momento para exigir a los maestros. Es la oportunidad para pensar qué vamos a hacer en el futuro y cuál será el porvenir académico de las escuelas, cómo asumiremos el estrés postraumático, qué quedará en la salud mental y emocional de los niños, maestros y padres de familia después de la pandemia. Es probable que no nos hayamos dado cuenta de que vivimos en una sociedad neoliberal, donde el que manda es el capital, lo que se constituye en una sociedad de riesgo. Esta sociedad nos impone antivalores.

Los jóvenes están sumergidos en la impulsividad con tendencias consumistas y narcisistas. El acompañamiento de los padres en la escuela es casi nulo. Ser maestro hoy, es un ministerio, estamos frente a la sociedad del vacío, la escuela va en contra de la corriente (medios y ejemplos mediáticos). Hoy, educar se convierte en algo utópico, porque el problema es el desprecio a los valores. Los educadores tenemos que preocuparnos más por construir la mente del educando, no por llenarla.

Nuestra tarea debe estar encaminada a formar personas con sensibilidad social, interesadas por los problemas de la comunidad, y con disposición para el servicio. La carencia de personas de este talante es lo que nos tiene inmersos en el mar de la corrupción. La competencia en el aula y el desgaste por conseguir el mejor estudiante ante las Pruebas Saber ICFES no debe ser lo esencial en este momento de la historia. La escuela no cambiará el mundo, pero, sí la percepción del mundo.

La escuela colombiana y sus maestros en la cuarentena 2020

Ángel Tapia Rodríguez.
angeltapia50@gmail.com
Maestro Emérito del INEM Cartagena Colombia

1 comentario:

  1. Sin duda, la pluma del maestro Tapia esta vez vino más afinada y certera. Es un artículo digno de su autor, con todo el rigor del observador que atisba desde lo alto como el alcatraz.

    ResponderEliminar

Bienvenido al weblog Docente INEM
Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con el artículo. Identifícate (email, nombre). Argumenta. No importa que no estés de acuerdo. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores. Acuérdate que es un weblog de educadores. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales no serán publicados y además borrados sin piedad. Gracias por tu aporte.