viernes, 3 de septiembre de 2021

Cuanta falta haces viejo Leo

Se nota el vacío de tu ausencia en las aulas del INEM de Cartagena

Aquel que enseñaba: "Lo esencial es invisible a los ojos..." se fue sin avisar. Hace un mes, Viejo Leo, que el eco de tu Sonora risa no mueve las añejas ramas de los cauchos y de los palos de mango que en época de cosecha, vivían la requisa exhaustiva a la que los sometías, buscando " aunque sea un manguito evadido de las redadas de Toño Mendoza" 

Monte Mariano coleccionista de golofios y mochuelos. Amigo de sus amigos, docente por vocación, deportista integral que alternaba la participación en torneos simultáneos de fútbol con el ciclismo recreativo y la afición por el dominó aunque hubiese más derrotas que victorias.

Se nota el vacío de tu ausencia en las aulas del INEM de Cartagena, al cual le dedicaste tus últimas décadas de trabajo, comprometido con la formación filosófica de las nuevas generaciones, con el rigor y la exigencia de quien ama su vocación y quiere compartir sus ideas con los protagonistas del proceso educativo: los estudiantes.

Se nota el vacío de tu ausencia en las aulas del INEM de Cartagena